Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Tapia

Nuestro mundo es el mundo

Juan Tapia

Relevante derrota de Pedro Sánchez

Desde el primer día se supo que gobernar con 85 diputados y sólo gracias a un voto de repulsa de partidos muy distintos -incluso antagónicos- contra Mariano Rajoy, sería muy difícil. Pero han pasado dos meses y negociando muchas cosas y con la ayuda de la buena recepción que su gobierno tuvo en el país y de cierta voluntad de los partidos que votaron la censura, Pedro Sánchez -no sin dificultades- ha ido gobernando. Y el PSOE ha subido en intención de voto y se ha colocado en cabeza de la mayoría de las encuestas.

Incluso pareció en algún momento que como ningún partido de los que votaron la censura -tampoco de los otros- tiene interés en un inmediato adelanto electoral, el líder socialista podría acabar la legislatura.

Pero la jornada de ayer dio dos indicaciones contrarias. Por una parte la votación a favor de Rosa María Mateo como administradora única de TVE demostró tanto la habilidad de Sánchez como la voluntad de las fuerzas de la izquierda de no romper el experimento.

Pero, por la otra, la abstención de Podemos respecto al objetivo de déficit y el techo de gasto del 2019 indica que las divergencias dentro de la izquierda siguen siendo muy fuertes. Podemos puede considerar que aumentar el techo de gasto un 4% no es suficiente y que pactar con Bruselas un objetivo de déficit menos restrictivo importa poco. Pero esa es la única posibilidad real, excepto la de volver a un déficit más estricto pactado con anterioridad por el PP. Y el anuncio del voto en contra de Podemos -eso es en realidad la abstención- convertía ya en irrelevante la decisión de los independentistas catalanes.

La actitud de Podemos es incluso menos comprensible porque derrota a Pedro Sánchez de entrada y evita al PP tener que vetar el techo de gasto en el Senado y perjudicar así a todas las comunidades autónomas -incluidas las del Partido Popular-, que tendrán menos fondos a su disposición.

Es la primera derrota relevante de Pedro Sánchez. Si no se haya una salida será imposible aprobar unos presupuestos para el 2019 y quedará demostrado que -como en la primavera del 2016- Pablo Iglesias no ve ninguna ventaja en permitir un gobierno del PSOE. En ese caso unas elecciones anticipadas -incluso antes de las municipales- parecen inevitables.

Compartir el artículo

stats