Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Analizar las manchas

Urge determinar el origen de esa mala imagen de la playa

Por segundo día consecutivo, manchas marrones y espumosas tiñeron zonas del litoral entre la playa de Peñarrubia y el Cervigón, perfectamente visibles desde el acantilado que circunda el paseo marítimo en dirección a la Providencia.

Sin ánimo de crear alarma, ni mucho menos de agriarle el desayuno a la Alcaldesa; sin la insana intención de generar mayor psicosis que la que ya existe en relación con el estado del agua del mar tras los incidentes registrados en los últimos meses, urge que el Ayuntamiento de Gijón y la Administración regional analicen esas manchas y determinen cuál es su origen.

Que aparezcan en Peñarrubia dispara lógicamente las alarmas ciudadanas en relación con el emisario submarino que vierte al mar las aguas residuales de la zona este de la ciudad. Conviene analizar esas manchas, removidas seguramente por la mar de fondo de estos últimos días, no vaya a ocurrir como sucedió a primeros de septiembre de hace dos años, cuando lo que se pensaba que eran restos fecales procedentes de fugas del emisario no era más que un acopio de algas en descomposición y restos de medusas, como determinó la analítica.

De manera que la mejor solución es tomar muestras e informar a los ciudadanos, sea cual sea el resultado de los análisis. Si no las han visto, suban al Cerro o a La Providencia y comprobarán lo que este fin de semana han contemplado, con estupefacción, cientos de gijoneses. Y no maten nuevamente al mensajero: vivimos de preguntar, saber no puede ser lujo.

Compartir el artículo

stats