Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

Noticias falsas

Trump ha calificado de "triste" la abundancia de noticias falsas en la prensa tras entrevistarse con el director del "New York Times". Aún no sé si su tristeza se debe a la terrible percepción de sus detractores del hecho, o al hecho considerado por él mismo. Todo este tipo de mensajes transmitidos en un tuit por obra y gracia de un ágrafo tienen la particularidad de dejarnos en ascuas.

El presidente de Estados Unidos simulando tristeza por las fake news, que tanto ha estimulado, es lo mismo que encontrar a un buen musulmán renegando de Alá. Él mismo ha patrocinado la divulgación de los hechos alternativos para oponerse a una verdad sustancial que erosionaba su peculiar y estrambótica facilidad para mentir. Las noticias críticas, para él, han sido siempre noticias falsas perjudiciales para el país. Nunca ningún gobernante demócrata, y miren que tenemos ejemplos a mano y a desmano, ha implicado tanto la crítica adversa hacia su persona en el sistema que lo arropa a fin de protegerse a sí mismo. Ahora, sin embargo, Trump se lamenta de la tristeza de las fake news después de haberse brindado a patrocinarlas como un verdadero campeón de la mentira.

En este proceso totalitario del disparate populista, Trump inventó los hechos alternativos para oponerse a la realidad que le molestaba cuando era denunciada por sus críticos y detractores. Hoy se lamenta de las noticias falsas cuando Sulzberger le transmite la preocupación del oficio después de que declarase a los periodistas "enemigos del pueblo". Nada tendría que preocuparnos y nadie debería preocuparse si el estado anímico de la sociedad no fuese el de un elefante pendiente a todas horas del juicio del psicoanalista. Nada si tuviésemos claro qué tipo de gobernantes se valen de las artimañas y quienes no. El mayor éxito de la democracia estaría en tener ciudadanos con un buen olfato para detectar la mentira y rechazar la demagogia, que es la mayor amenaza en cualquier sistema de libertades.

Compartir el artículo

stats