Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

¡Azúcare!

La xente cada vegada vive más, pero los estudios dicen que nos envenamos con too

Nos primeros años del venti conversaben dos navetos. A la entruga d'un d'ellos, "¡Ah!, Xuacu, ¿qué comerá'l Rei en Palaciu?", respondió l'otru: "¡Xesús!, ¿qué va comer, hom, azúcare?".

Nun nos sorprendamos nin riamos ante la inxenuidá de Xuacu. Vamos da-y una vuelta. ¿Qué pasaría si güei'l Rei nun comiese más qu'azúcare? Pues, por mui Rei que fuese, quitaríen-y la miel de los llabios continuamente, talo a Sancho el doctor Tirteafuera mientras yera gobernador de la ínsula Barataria. Y acasu, como'l protagonista del poema dieciochescu de La enfermedá, caeríen sobre él, "como utres famientes" los mélicos y padecería "esfriegues, ventoses, xiringazos, emplastos, untures, gataplasmes, parches".

Y tarrezo que nun solo tendría condenáu esi edulcorante. Como a toos nosotros, pasaríen el día alvirtiéndolu contra los peligros del pexe, pol anisakis; la carne roxo porque produz cáncer y fai subir el colesterol; el pan y les patates pa la diabetes y los quilos; el mariscu pol ácido úricu y la gota?; y agora, incluso-y quitaríen el vasín de vinu qu'hasta hai díes veníen diciendo que yera bono.

Paradoxa de la contemporaneidá. Mientres tenemos un problema coles pensiones porque la xente cada vegada vive más, resulta que tolos díes apaez un estudiu nuevu que nos diz que nos envenenamos con too, per tierra, mar y aire. Los temores hacia l'alimentación y el mundu que nos rodea paecen tenese convertío en sustitutos de los antiguos mieos y tarrecimientos hacia los diaños y les bruxes.

Too ello ensin querer recordar que, a cada triquitraque, camuden les perspectives sobre ciertos alimentos: el pexe grasu pasa de nun poder prebalu a ser excelente; l'aceite d'oliva, de malu a magníficu; los güevos, de venenu mortal a nun ser tanto; el vinu, de malu a bonu y otra vegada a malu, etcétera.

"¡O, tempora, o mores!", podíamos decir con Cicerón.

"Mores", frutos de los bardiales, primero roxos y después prietos. De momentu, nun los persiguen.

Compartir el artículo

stats