Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La velocidad de la serpiente

Brasil cierra un ciclo - y se normaliza

Cinco y pico de los 147 millones de brasileños llamados a las urnas han decidido cerrar el largo ciclo de gobiernos petistas iniciado en octubre de 2002 con la primera victoria de Lula. Esos cinco millones de brasileños, que tenían la opción de escoger al poco carismático Haddad, se han inclinado por extremar con su voto el golpe parlamentario de raíz oligárquica que en 2016 descabalgó a la nada carismática, muy intransigente y poco atinada en política económica Dilma Rousseff. Un golpe en el que unas cámaras preñadas de electos investigados por corrupción cesaron a una de las pocas dirigentes brasileñas sin mancha. La cabeza limpia de un PT corrupto cayó por maquillar las cuentas para disimular el déficit. Pregunten en Moncloa cómo se hace.

Buena parte de esos cinco millones largos de brasileños, que en el cómputo final de un duelo singular dan casi once millones, habrían votado por el padrecito Lula si la junta electoral lo hubiera permitido dos meses atrás. Habría sido su modo de expresar a la brasileña el enfado que el saqueo neoliberal provoca desde hace décadas en regiones cada vez más extensas del planeta. Cerrada la opción Lula, Haddad no era ni bandera de "hastacojonismo" ni bandera de "hastacoñismo". Huele demasiado a ambigüedad socialdemócrata. Así que jalearon al neofascista Bolsonaro, una versión local del identitario Trump que suma al abanico de fobias del magnate el privilegio de sentir nostalgia de una dictadura militar. El de Queens debe conformarse con ensalzar el respeto que impone Kim Jong-un.

Brasil ha optado, pues, por renunciar a la redistribución y tragarse con fe evangélica el saqueo, envuelto en una normalización identitaria que allí es promesa de asesinar pobres peligrosos y blanquear rojeríos. El escaso tiempo empleado en la muda, dos meses, no hace sino alertar de que, liberadas del huevo, las serpientes se desplazan deprisa y sin ruido. Un aviso muy útil contra el incipiente resurgir de la tentación identitaria española.

Compartir el artículo

stats