Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Cueto, asturiano universal

Ante el próximo homenaje del RIDEA al intelectual recientemente fallecido

Juan Cueto, licenciado en Derecho, Política y Periodismo, escritor, articulista y experto en el mundo de la comunicación y de la crítica de televisión, nació en Oviedo en 1942. Su segundo apellido es Alas, como descendiente de Genaro Alas, hermano mayor de Leopoldo Alas Clarín. Juan Cueto falleció en Madrid, el 14 de enero de este año 2019. Sus familiares y amigos le honramos y le despedimos en el ovetense tanatorio El Salvador. El pasado 1 de febrero, en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, la asociación Tribuna Ciudadana de Oviedo le organizó un homenaje, en presencia de su hija, Ana. De las múltiples emociones, recuerdos y valoraciones que expresaron los participantes, recojo las opiniones de uno de ellos, el periodista Javier Cuervo, redactor jefe de LA NUEVA ESPAÑA: "Juan Cueto era un adelantado, un descubridor, un pionero que nunca quiso ser colono". Antes, un día después de su muerte, este mismo periodista ya le había definido como un "intelectual en acción" (LNE,15-1-2019).

Estoy de acuerdo con todas estas opiniones. Juan Cueto nos aventajó. En esta necrológica que publico, me declaro agradecido por haber sido su amigo desde hace sesenta años. Establecimos nuestra amistad en 1959, en el primer curso de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo. Con mucho gusto, problemas aparte, éramos antifranquistas. En aquella primavera de 1962, en nuestra Facultad de Derecho, recogimos dinero para llevárselo a los mineros huelguistas de Asturias, como muestra de ayuda y solidaridad. Esas huelgas de 1962, 1963, 1964 se extendieron por toda España. Con optimismo, pensábamos que aquel Mayo del 62 había puesto en marcha el final de nuestros veinte años de dictadura. Pero el general Franco murió en su cama en 1975, completando sus casi cuarenta años como dictador. Entonces nos tocaba la complicada transición política a la democracia para conseguir, en 1978, la Constitución española. Juan Cueto, en esa "década prodigiosa" de los años 60, fundó el cine-estudio de la Universidad, el cine-club Lumière de la Alianza Francesa y el Aula de Cine del Ateneo. También impulsó "Fenestra Universitaria", un programa cultural emitido por Radio Asturias. Una ventana estudiantil, cuyos promotores, Juan Cueto y el radiofonista José Azpíroz, tenían que escabullir los contenidos más críticos de su programa ante la implacable censura, antes de lanzarlo a las ondas. En 1963 un grupo de falangistas, exhibiendo sus pistolas, asaltó esa emisora para manifestar, por las bravas, su desacuerdo con "Fenestra Universitaria". Gritaron por el micrófono: "¡Somos los del 36 y del 63! ¡Abajo los rojos y arriba España!", haciendo sonar luego su himno, el "Cara al Sol", ante la perplejidad, me imagino, de sus nocturnos "escuchantes" que esperaban en sus casas ese semanal programa de radio. ¡Qué tiempos! En ese primer curso de Derecho también inicié la amistad con Rosa González Corugedo. Tras concluir sus estudios en 1965 se casó con Juan Cueto y ambos se fueron a Argel, el sueño roto de una utopía, donde se licenciaron en Sociología y Ciencias Políticas. De Rosa, además de nuestra veterana amistad, destaco su gran discreción y su alto valor intelectual y profesional. Falleció en 2015.

A su vuelta de Argel, Juan Cueto empezó siendo en Oviedo ayudante del Departamento de Filosofía del catedrático Gustavo Bueno, del que era discípulo. Pocos años después, Juan Cueto y Rosa se trasladaron a vivir en Gijón. Finalizando los años 70, Juan Cueto puso en marcha, en la editorial asturiana Júcar, la Enciclopedia Temática de Asturias y, a mediados de los ochenta, Etiqueta Negra, su colección de novela policiaca, que ha dejado su huella en la Semana Negra de Gijón. Como periodista, creó la "Revista de Asturias" como suplemento cultural del nuevo periódico "Asturias Diario Regional". Ahí es donde inició su novedosa crítica de televisión, con su columna "La cueva del dinosaurio", que luego trasladó a "El país". En 1980, creó y dirigió durante diez años su impresionante y sin par revista "Los Cuadernos del Norte", con el eficaz Evaristo Arce de redactor jefe y Elías y Santamarina como diseñadores. ¡Qué hermoso diseño! Fue financiada por la Caja de Ahorros de Asturias. En su calidad de experto en el medio televisivo, Juan Cueto dirigió Canal Plus de España, cadena para la que también trabajó en Francia e Italia. Como escritor publicó un sinfín de libros. Cito los iniciales: "La Guía secreta de Asturias" (1975) y "Los heterodoxos asturianos" (1977), y los últimos: "Cuando Madrid hizo pop. De la modernidad a la globalización" (2011) y "Yo nací con la infamia. La mirada vagabunda" (2012). Dos importantes obras de Juan Cueto que contienen una buena selección de textos y artículos dispersos suyos, organizados y presentados por sus editores: Miguel Barrero, el primero, y Juan Cruz, el segundo.

Juan Luis Rodríguez-Vigil, abogado, antiguo presidente del Principado de Asturias y miembro numerario permanente del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), dedicó, en junio de 2017, la conferencia de fin de curso de esta institución a la revista "Los Cuadernos del Norte", de Juan Cueto. Incluyó una petición concreta para salvaguardarla y darla a conocer a las nuevas generaciones: digitalizar y poner a disposición del público por internet la colección completa de la revista, así como su antecedente directo, la "Revista de Asturias". Este año 2019 el RIDEA, que dirige Ramón Rodríguez, anuncia que el próximo 1 de marzo a las 7 de la tarde, en su sede de la Plaza Porlier en Oviedo, realizará otro homenaje al recientemente fallecido Juan Cueto. En ese acto, Juan Luis Rodríguez Vigil podrá dar cuenta de esos trabajos de digitalización, que se han conseguido llevar a cabo gracias a los apoyos económicos de la Fundación de la Caja de Ahorros de Asturias de Liberbank y el Instituto Cervantes. Al mismo tiempo, el RIDEA va a organizar una exposición divulgativa sobre la vida y obra de Juan Cueto, este asturiano universal o glocal, como dijo su inventor. Para realizar esta exposición, se esperan los necesarios apoyos del gobierno autonómico, que le concedió la Medalla de Oro de Asturias en 2002, así como el apoyo del Ayuntamiento de Gijón, que le nombró Hijo Adoptivo en el año 2004, y el del Ayuntamiento de Oviedo que, suponemos, lo nombrará Hijo Predilecto de nuestra ciudad.

Compartir el artículo

stats