Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Libertad para Nasrin Sotoudeh

La abogada iraní, defensora de los derechos de las mujeres, ha sido condenada a 33 años de prisión y 148 latigazos

Se llama Nasrin Sotoudeh, tiene 56 años, es una destacada abogada iraní de derechos humanos y defensora de los derechos de las mujeres, una mujer valiente que ha sido condenada a 33 años de prisión y 148 latigazos por sus actividades pacíficas. Feministas, niños maltratados, menores amenazados por sentencias de muertes y personas a quienes vulneran sistemáticamente sus derechos son los protagonistas de su trabajo como letrada. Amnistía Internacional ha iniciado una campaña de recogida de firmas para presionar al Gobierno iraní, exigiéndole su inmediata puesta en libertad. "Es un escándalo absoluto que Nasrin Sotoudeh se enfrente a pasar casi cuatro decenios en prisión y a recibir 148 latigazos por su labor pacífica a favor de los derechos humanos, incluida su defensa de mujeres que se han manifestado contra la degradante legislación sobre el uso obligatorio del hiyab (velo). Debe ser liberada de forma inmediata e incondicional, y esta obscena sentencia debe ser anulada sin dilación", ha declarado Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

La sentencia fue anunciada por su esposo Reza Khandan el pasado 11 de marzo. La oficina de la aplicación de condenas de la prisión de Evín, en Teherán, donde está encarcelada, le comunicó que había sido declarada culpable de siete cargos y condenada a 33 años y 148 latigazos por "incitar a la corrupción y a la prostitución", "cometer abiertamente un acto pecaminoso (?) apareciendo en público sin hiyab" y "alterar el orden público". En su caso, el juez aplicó el artículo 134 del Código Penal iraní, que le permite imponer una pena mayor y discrecional a la máxima legalmente establecida. Según Amnistía Internacional es la condena más dura de los últimos años contra una persona defensora de los derechos humanos en Irán. Sin embargo, el juez Mohammad Moghiseh declaró a los periodistas que Nasrin Sotoudeh había sido condenada a siete años, cinco por "reunión y colusión para cometer delitos contra la seguridad nacional" y dos por "insultos al Líder Supremo".

No es su primera condena. Nasrin Sotoudeh, detenida en su domicilio en julio de 2018, ya sabe lo que es la cárcel y las huelgas de hambre. Lleva años siendo perseguida políticamente por la defensa de los derechos humanos, especialmente de las mujeres. Ha defendido, entre otros, a la también abogada Shirin Ebadí, Nobel de la Paz en 2003; al periodista reformista Isá Saharij y al dirigente del prohibido Frente Democrático Hesmat Tabarzadi. Nunca ha querido irse de su país y para la actual república islámica (cuyo presidente sólo puede ser un hombre) representa una amenaza porque reúne todas las condiciones para convertirse en una líder querida y respetada.

El Movimiento Feminista español y europeo debería alzar su potente voz y unirse a Amnistía Internacional para presionar a favor de la liberación de una gran luchadora y un ejemplo de lucha. "El coraje moral de Sotoudeh como abogada es un modelo para todos los que luchan por la ley, la justicia, los derechos de las mujeres y la no violencia en Irán y en el mundo", declaró a Global Voices Ramin Jahanbegllo, filósofo iraní y canadiense, y vicedecano y director ejecutivo del "Mahatma Gandhi Centre for Peace Studies".

Compartir el artículo

stats