Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Díaz

El fin de los tiempos

Sobre la importación de electricidad desde Marruecos

España ya importa de Marruecos más luz que la que producen las térmicas de Lada o Tineo. Antes exportaba. O sea que "transición energética" significa en realidad cerrar las minas y las térmicas en Asturias, porque contaminan mucho, para pasar a comprar electricidad a Marruecos, que la genera en térmicas carboneras que contaminan lo mismo o más que las asturianas, pero que no están penalizadas como en Europa por los "derechos" (así los llaman) para emitir dióxido de carbono.

Negocio redondo... para Marruecos. Porque la Tierra, patria querida, seguirá contaminándose exactamente igual que hasta ahora. Negocio redondo... para las grandes empresas eléctricas, que cerrarán sus térmicas en España para abrirlas en países como Marruecos, donde la mano de obra es mucho más barata y los beneficios, en consecuencia, mucho mayores. Y aquí, más despidos y más paro, menos cotizantes y más pensionados, luz más cara y ciudadanos más pobres. El fin de los tiempos.

¿Solución? Fácil: las térmicas no se cierran hasta que las renovables puedan suplir su producción energética. Y todos contentos... menos Marruecos y las eléctricas, claro. Cualquier otra "transición" es un timo, porque ni se salvará el medio ambiente, ni beneficiará a nadie... salvo a Marruecos y a las eléctricas, por supuesto. Aunque lo mismo por ahí va precisamente "l'asuntu". ¿Malpensado? Ya contestó "El Canto del Loco" poniéndole música: "Pot ser".

Compartir el artículo

stats