Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

Una cuestión de necios

Los independentistas, empeñados en burlar la neutralidad electoral

Murió Sánchez Ferlosio y dejó dicho que la cuestión catalana era más aburrida que un partido de fútbol con empate a cero. Como decía el autor de "El Jarama" cabe pensar que alguna vez decrecerá, entonarán el canto de los segadores y vuelta a empezar. Es un bucle o, probablemente, el Guadiana: aparece y desaparece. El problema es que Cataluña experimenta desde hace tiempo una crecida espantosa con protagonistas que están empeñados en hacernos tontos practicando una visión del mundo absolutamente gilipollas. Por ejemplo, Torra se engolfó con mantener los lazos amarillos hasta que alguien le animó a reconsiderar su desobediencia reiterada para que no lo inhabilitasen. Entonces se le ocurrió de manera infantiloide cambiar los lazos amarillos por los blancos a ver si así podía librarse del acoso de la Junta Electoral.

Ahora es la televisión independentista financiada con dinero público. Ante la prohibición de utilizar términos o expresiones como "exilio", "presos polítics" o "juicio de la represión", contrarias a la neutralidad electoral, TV3 divulga la etiqueta "prisis pilítics". El planteamiento no hay ni que explicarlo: la prohibición son lazos amarillos y "presos políticos", nadie dijo nada de lazos blancos y "prisis pilítics". ¡Qué ingeniosos! ¡Qué ocurrentes! ¡Qué prodigio de sagacidad!

Tenía razón el irrepetible Sánchez Ferlosio la obstinación nacionalista es más aburrida que un partido sin goles, pero es que, además, pertenece al género gilipollas. La celebra un grupo de idiotas empeñado en librar una batalla contra la legalidad y la razón recurriendo a artimañas que no se le ocurriría al que bailaba con la música del telediario.

Compartir el artículo

stats