Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando el muerto no tiene quien le llore

Dos casos de fallecidos a quienes nadie echó de menos

El martes comía en casa de mis padres, hervido y carne a la plancha, mientras veíamos el informativo de mediodía. Siempre que la agenda lo permite, acercarme hasta allí es un miniparéntesis en mitad del día, que desenchufa el cerebro y alimenta el alma. Nuestra presentadora favorita, Sandra Golpe, nos

Hace un mes varios policías localizaron a otra mujer en Madrid, de 83 años, muerta desde hace una eternidad y sin que nadie la extrañara. Cuánta desazón, pienso con mis padres al lado. A ellos estoy convencida de que no les sucederá. Sus cuatro hijos no lo permitirán. Pero, ¿a mí? ¿A las siguientes generaciones? En España 4,7 millones de personas viven solas. Dos millones tienen más de 65 años y más de 850.000 superan los 80. Mercè Pérez Salanova, doctora en Psicología, diferencia entre vivir en soledad y en aislamiento. Aunque está claro y Pérez tiene razón (las personas que viven solas no tienen por qué fallecer de forma inadvertida), quizá va a ser verdad lo que decía Gabriel García Márquez. El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad. Hasta que llegue ese momento, habrá que vivir el presente y disfrutar de las personas que forman nuestros círculos más queridos. Relacionémonos, que casi todo es mejor en compañía.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats