15 de junio de 2019
15.06.2019

Los retos del nuevo mandato municipal

15.06.2019 | 00:21
Los retos del nuevo mandato municipal

Se inicia hoy un nuevo mandato en el Ayuntamiento de Gijón con un giro a la izquierda después de ocho años de gobierno conservador en minoría en manos de Foro Asturias. Desde que se instauró la democracia, salvo en el periodo 2011-2019, el PSOE ha gobernado con brazo firme esta ciudad, en solitario o con el apoyo de Izquierda Unida. Los socialistas, que en el primer cuatrienio de Carmen Moriyón al frente de la Casa Consistorial pagaron el lógico hastío del electorado después de 32 años de gobiernos de la izquierda, han recibido el encargo de las urnas de dar un vuelco a una ciudad adormecida y con importantes retos por delante. Sin mayoría absoluta pero con el aval de una victoria holgada que le permite disponer de once concejales, y con el previsible apoyo de IU, como en los viejos tiempos, el PSOE recibe hoy el bastón de mando sin la necesidad de encomendarse al otro grupo de la izquierda, Podemos, al que con su reciente ninguneo los socialistas están haciendo pagar que no evitara inicialmente el segundo mandato forista, ni apoyara después la posibilidad de una moción de censura.

Ana González será investida hoy, salvo mayúscula sorpresa, alcaldesa de Gijón, una ciudad cuyas tres últimas mandatarias han sido mujeres, hecho que pone de manifiesto que la igualdad se ha impuesto sin problemas en la vida política municipal. En el Pleno di investidura que hoy se celebra, ellas son mayoría absoluta: 16 de 27 concejales llevan nombre de mujer.

El nuevo mandato municipal tiene ante sí asuntos de notable relevancia que resolver, indispensables para el mejor futuro de Gijón. Algunos, como la puesta en marcha de las primeras inversiones del plan de vías o la entrada en funcionamiento de la depuradora del Este, no son de exclusiva competencia municipal, pero sí habrá de estar el nuevo Ayuntamiento vigilante de que los compromisos del gobierno central y el regional en ambas actuaciones se cumplan. Que las tres administraciones sean del mismo color no es garantía de éxito, pero sí al menos permitirá una más fluida interlocución.

Los planes y las iniciativas del nuevo gobierno municipal se irán viendo durante los próximos meses, pero de inmediato el equipo que lidera Ana González habrá de ponerse manos a la obra en despertar a una ciudad que parece narcotizada en aspectos fundamentales de la vida local, como la cultura, la participación ciudadana o el desarrollo urbanístico. Este periódico preguntó esta semana a los principales líderes vecinales cuáles eran las actuaciones más importantes que reclamaban a quien tiene desde hoy el mandato de conducir el timón de esta ciudad, y las respuestas fueron coincidentes: la ciudad necesita un urgente lavado de cara, "darle la vuelta como un calcetín". Comenzar por la mejora del mantenimiento urbano y acabar con la dejadez que ha sido norma de los últimos años se antoja un buen inicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook