19 de octubre de 2019
19.10.2019
Editorial La Nueva España

Más apoyo para el Festival de Cine

19.10.2019 | 00:49

Del 15 al 23 del próximo mes se celebra la 57ª edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, uno de los eventos diferenciales más destacados de la amplia oferta cultural y de ocio de esta ciudad. Que un certamen cinematográfico con trascendencia fuera de las fronteras asturianas se encamine ya a seis décadas de ininterrumpida presencia en las salas locales se debe en gran medida a la labor de un visionario que tuvo la genial idea, en la segunda mitad del pasado siglo, de poner en marcha un festival pensado inicialmente para la infancia y la juventud, Isaac del Rivero, fallecido el pasado enero a los 87 años de edad y quien merecería, por su labor pionera, un homenaje póstumo.

Desde 1963 hasta hoy mucho ha cambiado el modelo del FICX, pero el espíritu inicial de acercar el buen cine a un público joven se mantiene. En la edición pasada, más de 15.000 estudiantes asistieron a las proyecciones. Y no sólo de centros de enseñanza asturianos: también desde colegios e institutos de Galicia, Cantabria y Castilla y León. Una sección específica del festival, "Enfants Terribles", que lleva 22 años celebrándose, supone una oportunidad única para establecer el primer contacto con el cine para un público no adulto poco familiarizado con el séptimo arte de calidad. Para favorecer ese empeño, en la edición que se avecina se presentarán en premier nacional varias películas que han sido premiadas en festivales tan relevantes como Sundance, Berlín, Cannes o Locarno.

La calidad del certamen cinematográfico gijonés lo pone de manifiesto el hecho de que haya sido seleccionado este año, junto con otros 34 festivales europeos, para recibir algunas de las ayudas previstas en el programa "Media", de Europa Creativa, lo que supone participar en el reparto de un fondo superior al millón y medio de euros. La programación ya trasciende más allá de una amplia selección de títulos: este año incluye una sorprendente exposición fotográfica de David Lynch, que permanecerá en Gijón del 15 de noviembre al 26 de enero, en colaboración con la Maison Européenne de la Photographie de París. Un acierto en el año en que el poliédrico director de cine recibirá el Oscar honorífico a su carrera. Esa muestra se ha visto antes en la capital de Francia, Bruselas, Belgrado, Lisboa y Budapest. En España, sólo en Gijón.

El Festival Internacional de Cine de Gijón, que con Alejandro Díaz Castaño al frente ha conseguido enderezar el rumbo errático al que condujo al certamen su antecesor, ha sufrido durante los últimos años los recortes que afectaron a la política cultural del Ayuntamiento. El nuevo gobierno local, que acaba de anunciar un incremento de 50.000 euros en su aportación a otro de los referentes culturales de esta ciudad, la "Semana negra", y el regional deberían mostrarse también sensibles y generosos con lo que a Gijón aporta un acontecimiento que cada otoño pone a esta ciudad en el mapa del mejor cine europeo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook