Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

El diálogo y la sospecha

Extraer conclusiones de un diálogo aparentemente contradictorio basándose en las pretensiones de un solo interlocutor no resulta fácil. El PSOE ofrece a los independentistas republicanos, a cambio del apoyo a la investidura, desarrollar el Estatut y mayores inversiones en Cataluña. La primera concesión supone un riesgo incalculable, y la segunda

A quienes recelan políticamente del pacto PSOE-Podemos no hay que juzgarlos, por tanto, severamente cuando creen que, afianzándolo, los separatistas solo buscan violentar el orden constitucional y obtener el beneficio propio. Aunque posiblemente interesadas, son sospechas razonables. ¿O no es así?. Uno de los interlocutores de la negociación sostiene que su oferta se ciñe exclusivamente al diálogo político, las inversiones y la "mejora del Estatut". El otro parece cerrarse en banda, o al menos es lo que demuestra reclamando insistentemente el supuesto derecho de autodeterminación y amnistía para los condenados del procés. ¿A quién creer? ¿De quién fiarse?

Preocupa la posibilidad de que ERC decida apoyar a Sánchez para obtener progresivamente de un gobierno español débil el resto de las contrapartidas: alivio de las condenas de los sediciosos, leyes habilitantes y reformas colaterales. ¿Acaso no existen indicios para agitar la inquietud? Del mismo modo que inquieta la parálisis tacticista del Partido Popular que no se atreve a intervenir y ofrecer soluciones hasta comprobar el verdadero punto de cocción del adversario y cuánto le puede beneficiar o perjudicar en el futuro. Nada invita al optimismo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats