Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

El pacto de Arrimadas

La alianza europea frente a nacionalistas y populistas en España tiene 221 escaños

Todo pacto conlleva un riesgo que consiste en quedarse colgado de la brocha. Pero dentro de lo que viene siendo ponerse de acuerdo para después incordiar hay pactos más arriesgados y otros que lo son menos. El gobierno constitucionalista que plantea Inés Arrimadas frente a la amenaza Frankenstein que sobrevuela

No cuesta explicárselo porque el riesgo del efecto Frankenstein parece ser doblemente trágico, no solo para los socialistas democráticos, en particular, sino para el propio país, a punto de embarcarse en la distopía más disparatada y dañina de su reciente historia. No porque el improvisado proyecto reúna a dos izquierdas teóricamente muy distanciadas en torno a un mismo gobierno. No, eso no. Eso sería, en último caso, digerible por la democracia que modula casi todas las alternancias posibles. El problema está en los independentistas sediciosos que apadrinan el matrimonio, y las contrapartidas que pretenden obtener a cambio de tolerarlo y apoyar a Sánchez en la investidura mientras lo animan a iniciar el proceso destituyente del 78, que pese a sus defectos y errores ofreció el mejor período de convivencia de este país en muchas décadas.

Arrimadas ha sabido poner el ejemplo de Europa y el pacto entre socialdemócratas, liberales y conservadores frente a la amenaza nacionalista y populista que sacude al continente. Esa alianza de mínimos en España se traduciría, al menos, en 221 escaños.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats