DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dejen a los cristianos en paz

El respeto a las creencias ajenas

La indigencia mental, la mayoría de las veces, es estructura poco flexible, que convierte al que la padece en su propio esclavo. Creo, que atentar contra las creencias de los demás, es la forma más compulsiva de la estupidez y la imbecilidad. Nadie, absolutamente nadie, debe mofarse de los sentimientos ajenos (sean de la índole que sean) pero desafortunadamente, lo veo frecuentemente; con la excusa de participar en las redes sociales estamos perdiendo el norte y el tiempo.

A día de hoy, el hombre simple y vulgar, lo tiene muy fácil. Solo necesita una conexión a internet para destrozar y aniquilar lo que se proponga. Es penoso ver que algunos grupos de Whatsapp, cumplen la función de planificar el mal. Sí, son fuerzas sociales, gestadas para dar rienda suelta a todo lo instinto y emocional. ¿Qué hay que convertir en mito a un pringado? Pues con actitud (sonrío) se dinamizan las redes sociales y se convierte... ¡Faltaría más! No soy creyente, pero creo que la verdadera convivencia nace con el respeto, y nadie (absolutamente nadie) debe mofarse de ningún Dios, ni ninguna Virgen. Hacerlo (opinión subjetiva) es arrastrar la inteligencia por las lindes de la degradación. Pienso que estamos viviendo tiempos en los que lo irracional se acentúa y lo calmado es un proceso de amenaza. Soy amante de la teología, y en los conventos y monasterios reina la paz... Ya está bien de dar por saco a los cristianos; ojalá que los mismos qué lo hacen, tuvieran huevos de encararse con los árabes. Hay cosas que denotan un déficit cuantitativo de nuestra educación; sorprende ver tanta apetencia educativa, muerta junto a la inapetencia que genera la falta de respeto. Desde luego, lo tengo muy claro, es el momento de descartar todo aquello que es puramente mecánico e irracional. ¿Saben? El pensamiento nos da una visión humanística que nos protege de tanta imbecilidad. Igual es el momento de "defenderse" pensando (sonrío). De muchos cristianos aprendí el significado de la palabra humildad. Creo que es mejor nutrir la vida con palabras que son estímulo de virtud, que ser la desesperanza de la estupidez que ataca la fe y los sentimientos ajenos.

Compartir el artículo

stats