Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Ciervo

Solo en casa

Javier Cuervo

El meme y las memorias de Woody Allen

El director de cine ha publicado sus recuerdos, en los que habla de la estatua que tiene en Oviedo

El talento local también fabrica memes de consumo interno para soportar el encierro en casa. Centrados en el mismo encierro, Profeta Baruc publicó en su twitter:

"Hay una señora que lleva 3 días llamando mala persona, sinvergüenza, irresponsable y no sé cuántas cosas más a la estatua de Woody Allen en Oviedo".

Lo ilustraba con una foto de la obra de Santarúa en una mojada y vacía calle de Milicias Nacionales. La escultura de cuerpo entero y tamaño natural toma la postura del paseante, que ahora es un ser declarado en rebeldía, un contraventor del confinamiento.

Hay soluciones para pasear sin ofender a ningún recluido. Si se puede teletrabajar gracias a internet, se puede telepasear gracias a Google Street View. Ayer fui desde casa a la estación del Norte y volví por Hermanos Pidal. Había tráfico, pero estaba todo muy parado. Encontré gente, pero como tenían la cara borrada no vi ningún conocido. Coloqué el portátil junto a la ventana y así despejé un poco. Me salieron agujetas en los dedos índice y corazón de mover el ratón.

En el apestado Nueva York, donde se doblan los casos de coronavirus cada dos días y superaban ayer los 25.000 contagios, Woody Allen ha sacado por sorpresa sus memorias, "A propósito de nada", con Arcade Publishing. Iba a editarlas Hachette el 7 de abril, pero el grupo editorial cedió a las presiones de la familia Farrow y de 70 empleados de la editorial que amenazaron con marcharse si publicaban a un "abusador sexual".

Woody Allen nunca ha sido procesado por las acusaciones de presunto abuso sexual del cineasta a su hija Dylan de las que le acusan Dylan y Mia Farrow. Un tribunal se pronunció al respecto en 1993. Para los practicantes de la religión woodista, desde "Manhattan Murder Mistery". Hace de ello 26 películas y una serie de televisión.

La nueva editorial sacó una nota: "En estos tiempos extraños en los que a menudo la verdad se califica de 'fake news', como editorial preferimos dar voz a un artista respetado en vez de hacerles caso a los que intentan silenciarle".

En "Apropos of Nothing", el director de "Desmontando a Harry" habla de Oviedo y de esa estatua que es el monumento al paseante en los días del confinamiento por coronavirus. Escribe Allen:

"También hay una estatua de mí en la encantadora ciudad de Oviedo, y realmente se parece. Nunca me pidieron opinión, ni siquiera me informaron de que la iban a hacer. Simplemente la erigieron, una auténtica estatua de bronce de las que les gustan a las palomas para posarse. Vamos, que a no ser que una panda de haters la haya eliminado, ahí está para verla. Desde que la estatua está ahí, los vándalos han robado las gafas que llevaba puestas. Las gafas son de bronce y están fijas a la escultura, que es de cuerpo entero y se necesita un soplete para quitarlas. No importaba cuántas veces las volvieran a hacer, alguien iba y me las quitaba.

"Me gustaría decir que hice algo noble y valiente en Oviedo para merecer este honor, pero, lo cierto es que, además de visitar, grabar un poco, pasear las calles y disfrutar del buen tiempo (como Londres, en el caluroso verano, es fresco y gris y siempre cambiante), no hice nada para merecer ningún tipo de imagen esculpida a menos que se trate de un monigote fallero.

"Oviedo es un pequeño paraíso, 'estropeado' por la presencia antinatural de una imagen de bronce de un pobre infeliz".

Desde su instalación en 2003, la estatua sufrió una sucesión de rotura de gafas parecida a la de Woody Allen en su papel de "Toma el dinero y corre", la primera película que dirigió. La estatua tiene una placa a los pies que también sufrió una rotura de contexto y de frase. Dice: "Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera... Oviedo es como un cuento de hadas". Se ha quedado con lo del cuento de hadas al que le falta parte de la inspiración y el final humorístico: "Con un príncipe y todo". Se refería a Felipe de Borbón, que iba a darle el "Príncipe de Asturias" de las artes de 2002. La amputación sirvió para convertir un comentario humorístico en un lema publicitario. Es como si el Ayuntamiento programase la película que Allen rodó en la ciudad con el título "Vicky, Cristina, Barcelona, Oviedo".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats