Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En España no somos racistas, no, para nada

Reflexión a partir de las protestas antirracistas en Estados Unidos

Hay cosas que nos hacen ver, además con contundencia, lo hipócritas que somos. Nos obstinamos en sacudir la lengua y convulsos repetimos palabras, que en ciernes, siempre son aliadas de la ofensa y la indignación. Creo que el exceso (tarde o temprano) conduce a la caída de la razón. Determinadas

El racismo es la segmentación que nace al no reconocer semejanzas en personas de otra raza. Los dogmas, la mayoría de las veces, son la consecuencia envenenada, dispuesta a resucitar con la compensación de la ceguera y la imposición. Muchas cosas (sonrío) son la "orden" que nos mandan nuestros antepasados al subconsciente y con entrega le hacemos caso. Para muchas personas: vivir es transportar enseñanzas erróneas y convertirlas en pretexto para no avanzar. Todo, absolutamente todo, se transforma con el pensamiento, la inteligencia y la razón... Los que son de naturaleza retro, supongo, igual lo tienen más difícil; pero bueno, debería ser inspirador pensar que se puede.

Lo que está sucediendo en EEUU es un testimonio más del racismo y el aislamiento que viven muchas personas en el mundo. En España no somos racistas, no, para nada. Aquí (sonrío) llámanos panchitos a los latinoamericanos, moros de mierda a los árabes y "chachos" a los gitanos. Pero, no, nosotros no somos racistas... ¡Cuánta hipocresía y cuánto postureo!

Hay innumerables afirmaciones que exigen el triunfo de nuestra conducta; sin ella (opinión subjetiva) todo se escora al descrédito y se convierte en sospecha de cinismo. A día de hoy, con la ayuda de las redes sociales, todo se convierte en una necesidad de participación y por eso mismo todo el mundo tiene ganas de "contribuir". No importa que lo digamos no sea fecundo, ni inteligente (lo mismo da) el caso es decir. Estamos basando nuestra existencia en el enojo, posiblemente sea nuestra mayor necesidad. Merece la pena comprender que todo aquello que está al servicio del enfado pondera más lo alienado que lo pensado. Hay experiencias que no tienen fundamento, pero por lo visto, a determinadas personas le da lo mismo. Lo irracional no entiende de acomodamientos...

Siempre he pensado que del pensamiento individual nacen muchas certezas y dudas. Igual es buen momento para incorporarlo en nuestras vidas.

Me importa tres pepinos la raza de una persona, la ideología política, su condición sexual, su religión. Pero considero que es un gran obstáculo la ignorancia y sus derivadas. Lo primitivo siempre es privativo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats