Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SOSERÍAS

Sacramentos, por Francisco Sosa Wanger

Ritos de paso y liturgias en el mundo de la política

Por más que los impíos traten de negarlo, lo cierto es que los sacramentos eclesiásticos tienen tal fuerza que han logrado trascender del espacio que les ha sido propio para instalarse en otros y el ejemplo de la política es bien expresivo. ¿Alguien puede dudar que en ella los sacramentos

Veamos: ¿qué es el ingreso en un partido sino el bautismo? Solo que la inmersión o la ablución quedan sustituidas por la entrega del carné que perdona al titular del pecado original de haber creído con anterioridad en alguna ideología errónea o desvariada proporcionándole además la unión mística con el secretario general quien deja caer sobre el neófito la gracia y los dones ideológicos purificados.

Por su parte el sacramento del orden sacerdotal está en la iglesia política. Por él se produce la consagración al ministerio (o a la subsecretaría: de Fomento, de Agricultura, etc.), al Partido y a su jefe máximo. Exige, claro es, dedicación y libre disposición al servicio del Comité ejecutivo. Tiene una función sacrificial aunque varía en función de los diversos grados.

Hay así un diaconado que permite tan solo ejercer tareas de orientación y de predicación: es el militante pelmazo que da la vara a los conocidos para que se acerquen a la fe. A este fin sirve la encuesta pues, gracias a ella, lanzada como polvo sobre los ojos, se consigue -podríamos decir parafraseando a Hobbes- el artificio "de quienes no buscan la verdad sino su propia ventaja". El reparto de propaganda en un mitin ¿no tiene algo del reparto de la sagrada comunión?

Está después el presbiterado que autoriza a administrar el culto al Partido y actuar en nombre de sus cabezas visibles. Lo de cabezas lo digo por su aspecto externo, es decir, por llevar pelo o lucir calva fastuosa, por tocarse con sombrero señorial o con gorra suburbial, etc., no implica por tanto juicio alguno acerca de su contenido: ni sobre la ignorancia que albergan ni sobre los tópicos con que siestean.

Por último, está el episcopado, que faculta para enseñar y mandar y donde ya figuran los cargos representativos como el de concejal o diputado. Se llega a esta cumbre tras estudios concienzudos que incluyen la teología de la sumisión y la purgación por el mutismo: estamos ante los "vasallos de lana" de que habló Shakespeare en su "Coriolano". Muchos se inspiran para lograr la disciplina apropiada en las reglas de la Trapa o de los Cartujos. Es más, a estos frailes se les ha propuesto la organización de seminarios on line para aspirantes a entrar en un Ayuntamiento o en las Cortes.

Pues ¿y la eucaristía? Comulgar con ruedas de molino ¿no es un auténtico banquete pascual donde se recibe y se goza de la gracia? Hay en ella una liturgia que culmina con una aclamación de alabanza al secretario general y a su jefe de gabinete quienes nos introducen en el misterio de la transversalidad y el empoderamiento.

En fin, la extremaunción se administra a quien osa apartarse de la gracia derramada por el mando, la mujer o las amantes del mando más sus mansos portavoces. Quien emite una opinión discordante se aparta de la salvación. Tal conducta puede parecer increíble pero se da pues el ser humano a veces desvaría.

Concluyamos: con el sacramento religioso el Padre promete la vida eterna, con el sacramento político el Hijo asegura la vida padre.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats