Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEZCLILLA

Carmen Gómez Ojea

Amor amoris

Tras haber realizado unas compras muy aburridas, me encontré con Gadea que introdujo con mano temblona en la cerradura la llave, impaciente de abrir el pequeño y grueso cuaderno verde que había encontrado tirado en la acera, justo delante del portal de su casa, segura de que sus páginas estaban escritas por alguien interesante.

Sin cambiarse de ropa y ponerse la casera, se sirvió una copa de Beaujolais, su vino predilecto y empezó a leer aquellas paginitas.

Amor amoris, comenzaba la primera. Y continuaba así:

Yo te quería y te lo decía en el cuadernito verde que me regaló mi sobrinito Macario, de ocho años, para que en sus hojas le escribiese lo que me diera la gana. Escribí que me encantaba su nombre griego que significa Feliz y me aplaudió contentísimo.

Compartir el artículo

stats