Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Y el turno es... ¡Para la dirección del cole!

Reconocimiento del trabajo de los equipos directivos

Pues sí, pues sí? Aún queda gente buena. Están los misioneros, los voluntarios, los generosos, los desinteresados, los que consiguen merecidas medallas y no lo cuentan, los detallistas, afables, emprendedores, dialogantes, laboriosos, tolerantes y los directivos de centros educativos.

En estos momentos difíciles me viene a la cabeza una simple pregunta: ¿Cómo se mantienen erguidos? Entiendo que es porque tienen la columna vertebral recta y la cabeza elevada. Ahora, también comprendo por qué yo jamás podría ocupar la silla que ellos ocupan. A día de hoy, mi dimisión sería algo inminente. Entre documentos, teléfonos, reuniones, horarios, circulares, avisos, registros, planos, actividades, datos, contrataciones? Allí siguen: prudentes, capaces, fuertes? ¡Dios mío, que continúan erguidos! Te los encuentras por los pasillos del cole con café en mano y como si nada? ¡Que siguen verticales y tiesos! Desde luego, que están hechos de otra pasta.

A mí, como madre, ya me llegó una circular del equipo directivo explicando cómo será el inicio de curso. Mientras la estaba leyendo, varios whatsapp de grupos empezaban a cobrar vida tras casi tres meses de hibernación. Seguí a lo mío y decidí leerlos por la noche. Fue un imposible. Vamos, que no tengo tiempo físico de leer ciento ochenta y seis comentarios y encima, irme a la cama con un grado más de ansiedad. Me limitaré a leer exclusivamente las informaciones que llegan desde el centro y mediante el medio asignado. Fin.

¿No es suficiente toda la incertidumbre que ya estamos viviendo como para añadir ingredientes? Lo que menos me importa ahora es si mis hijos irán a clase con sus amiguitos, si las mochilas de ruedas no son recomendables, si tienen que traer el mandilón cada día para lavarlo o si la entrada es por el acceso dos. Sé que interiorizar esto, es cuestión de una semana, por lo tanto, no me preocupa. Lo que debemos evitar, como padres responsables y ejemplares, es cuestionar cada información, cada norma, cada pauta. Os puedo asegurar, que los equipos directivos no estuvieron de vacaciones en el Marbella Club, aún así?. ¡Permanecen erguidos! Tal vez sea porque no pierden el punto de apoyo resistiendo ante la caída, o tal vez sea por algo meramente vocacional.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats