Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SOL Y SOMBRA

Nadie sabe nada

Hay distintas categorías de demencia en la gestión mundial de la pandemia y casi todos coinciden en que Trump se lleva la palma. No es de extrañar, tratándose de un sujeto que contrae la enfermedad después de negar su peligro y, para dar ejemplo, se quita la mascarilla y mantiene

Nadie en sus cabales se explica a Donald Trump. Tampoco nadie ha sabido explicarnos aquí dentro por qué España lidera la curva europea de los contagios. ¿Qué es lo que nos distingue para mal y qué es lo que estamos haciendo peor que los demás? Los científicos acusan a los políticos de mandar y de no saber, pero tampoco es que ellos hayan conseguido grandes avances para frenar la virulencia del covid-19. En diferentes situaciones y lugares, desde el primer momento, no han dejado de transmitir mensajes contradictorios y de sembrar confusión, con las mascarillas, los guantes y hasta con el aire que respiramos. Los políticos, en grados distintos de determinación y de prudencia, han actuado como pulpos en un garaje, es cierto. Pero las sociedades científicas es posible que hayan contribuido en cierta medida a extender esa confusión. Ahora, solo sabemos que nadie sabe nada. Por ese motivo, los líderes sociales, en vista de que son incapaces de rentabilizar las soluciones, han decidido pescar en la mutualidad del fracaso, señalando al adversario y encerrando a los ciudadanos de un país que camina al frente de la mayor deriva.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats