Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Dos paráboles d'abrilgüeyu

-¿Puedo deciles?, entruga'l mio trasgu particular, al apaecéseme esta mañana.

-Puedes.

-En 1882 José Zorrilla taba en Vidiagu en casa d'un almirador. Lleváron-y a una mocina pastora, Elisa Dosal, pa que-y recitase un romance popular sobre'l que dempués escribió una llarga y pesaduca composición, "El cantar del romero ", qu'entamaba con "El bufón de Vidiago " ("bufón" ye equí la palabra asturiana que designa los furacos del cantil peronde la mar suerbe y rutia). Asina cuenta la moza'l so alcuentru:

-Cuando llegué a Palaciu taba sentáu nun sillón (Zorrilla), vistíu con un hábitu moráu suxetu a la cintura con un cordón. Yo, al pasar, derrodilléme a los sos pies. Entós díxome ún de los que taba allá:

-Llevántate, moza, ¿quién crees que ye esti señor?

-L'obispu -contesté yo-, porque l'obispu que me confirmó traía un hábitu del mesmu color que'l de Zorrilla. Pero dempués dixéronme que lo que vistía'l poeta nun yera un hábitu, que yera una bata. ¡Yo qué sabía!

Y de forma asemeyada, munchos, al velu con un hábitu moráu y el cíngulu p'azotar a dalgunes hasta faceles sangrar, y lu sienten decir coses como que Newton descubrió la relatividá, que Kant escribió lo que nun escribió o que los autores del Manifiestu Comunista nun yeren comunistas tiénenlu tamién, polo menos, por un obispu o un sabiu y derrollídense delantre d'él. ¡Ellos qué saben!

Y agora va la segunda parábola:

Cuenten qu'un caderalgu universitariu, mui creyente, aficionáu a la pesca, echó a tierra un día un salmón de diez quilos. Tres tenelu a bon recaudu, diz que se tiró en prau, abrió los brazos miró al cielu y dixo:

-Gracies, Señor, por estos dones inmerecíos.

Y apunten los maledicientes que se refería tanto al salmón como al escañu, digo, a la cátedra.

El que tenga oyíos p'atolenar, qu'atolene, como diz la versión de l'Evanxeliu San Matéu del obispu, esti sí, Manuel Fernández de Castro.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats