Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

D'a medies

Con tantos cambios na sociedá nes últimes décaes, el conceutu d'a medies pasó a la historia

Bien m'alcuerdo de sentir en casa, cuando yera neña, lo de les vaques d'a medies y les colleches d'a medies. Si nuna casa nun teníen posibles pa comprar una res, facíense con una vaca d'a medies, que-yos cedía un dueñu más pudiente pa que la alimentare y la cuidare y

Tamién los semaos de pataques, güertos y otres colleches, por veces y según el terrén, yeren d'a medies y había dalgunes caseríes dafechu d'a medies. Los caseros teníen que dar al dueñu la casa la metá de tolo collechao, como pagu pol arrendamientu.

Munchos horros y paneres yeren (y son) compartíos, molinos de varios propietarios y/o de maquila. Güei, da pena ver munchos horros cayendo y los molinos, en ruines.

A mediaos del sieglu XX entamaron a llegar a l'aldea máquines que tamién yeren d'a medies: la mayadora, la máquina de picar y embutir o los molinos llétricos. Estes formes de sociedá ganadera y agraria llegaron hasta mediaos del sieglu XX.

D'otra miente, pa suplir, polo menos en parte, tantes necesidaes que teníen nes cases, yera costume buscar prestaes les coses que necesitaben. Cuando s'acababa'l pan, enantes d'amasar otra fornada, buscaben una fogaza en casa d'un familiar o d'un vecín, que se devolvía tienra'l día qu'amasaben. Tamién se prestaba'l formientu y otres viandes. Buscábense ferramientes y preseos, y hasta los platos y la cacía se pidía prestada si había una celebración de muncha xente.

Prestábense pites chueces pa echar a pitos, sobre too si yeren bones goradores. En munches cases teníen una quica, que namás valía pa gorar y cuando chociaba reclamábenla n'otres quintanes.

Por suerte aquella economía de subsistencia onde reinaba la miseria y la probeza foi acabándose, y agora, yá nun hai cortes de dos vaquines y una d'a medies, nin de tres o cuatro vaques, como teníen na mayoría de les cases de llabranza n'Asturies.

Nes últimes décaes les esplotaciones ganaderes son de cien vaques como poco, cuidaes por mocedá.

Y agora ¿qué nos queda de too esto?, d'esta manera de compartir, de ser xenerosos. Na ciudá cuasique nun conocemos a los vecinos. Paez que por veces da apuru el pidir dalgo si se necesita, anque dempués el vecín tenga bona disposición y seya amable. Pero hai un desapegu social que nos impide tener esa confianza a la que quiciabes n'otros tiempos nos llevara la necesidá. Fáltanos comunicación.

Nos pueblos la economía ta mui meyorada y seique tol mundu tien de too. El pan yá nun se fai en casa, pasa'l panaderu hasta polos sitios más escondíos y la pita da igual que chocie o que nun chocie, porque yá nun s'echa a pitos. Eso sí, la mocedá n'aldea sigue trabayando n'andecha. Ayúdense cuando faen los silos y cuando les sementeres y les colleches.

Sicasí, ¡cuántes coses desearíemos compartir y tenémosles torgaes!

Nada hai más prestoso y satisfactorio que compartir. Tristemente vivimos nun sociedá onde reina l'individualismu, l'egoísmu y la pedantería. Poro, si alcontramos persones xeneroses y dispuestes a compartir cariñu, si alcontramos a dalguién que nos escuche y que nos apurre saberes, cariñu, amistá y abrazos (agora prohibíos), ye muncho d'agradecer porque forma parte de la felicidá que toos buscamos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats