Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Toque de oración

Mi réquiem personal por Sean Connery ha sido indagar por qué lo queríamos tanto. No desde luego por su fantástico ciclo de Bond, aunque nos haya divertido mucho. Tampoco por sus dotes de actor, por más que fueran estimables. Creo que la razón es que, en una segunda vuelta de su vida, logró construir un personaje creíble, decente, arrogante, duro y tierno a la vez, sin un gramo de grasa sentimentalona y dotado de esa forma melancólica de sabiduría que solo los años dan. Ahí están el genial Robin de “Robin y Marian” (1976), el Sargento Malone de “Los Intocables” (1987) o el policía retirado John Connor de “Sol Naciente” (1993). Y, desde luego, el formidable Guillermo de Baskerville de “El nombre de la rosa” (1986), encarnando la dignidad y el coraje remanentes en quien ya ha dado su vida por cumplida. Todavía el día anterior había estado con su personaje en “La caza del Octubre Rojo” (1990).

Compartir el artículo

stats