Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Susana Fernández

Susana Fernández

Ciudadanos

Cuentas responsables

La necesidad de un Presupuesto plural

Las maniobras náuticas y la lógica más básica nos enseñan que una embarcación que solo vira a babor (hacia la izquierda) no avanza a la hora de navegar, sino que gira sobre sí misma. En la política ocurre exactamente lo mismo. Lo estamos viendo a diario en el Congreso de

Cuando los populismos más extremistas se enzarzan en discusiones estériles y profieren insultos lo que hacen es girar sobre sí mismos y avergonzar a los asturianos que han depositado su confianza e ilusión en unos políticos que no se merecen. Algo que quedó patente en el último Pleno celebrado en la Junta General del Principado, en el que dos diputados de dos grupos radicalmente opuestos se enfrentaron con el simple objetivo de atraer la atención mediática. Un debate que resta, en lugar de sumar, y que ofrece una lamentable imagen de toda la clase política.

El circo en el que algunos han convertido la política necesita grandes dosis de educación y moderación, y es ahí donde está y va a seguir estando Ciudadanos. Al igual que está cuando el Gobierno asturiano se ofrece a negociar o acordar los presupuestos autonómicos del próximo año. Negociación de la que algún grupo político se autoexcluye por el mero hecho de dejar fuera al resto de fuerzas políticas. Los ciudadanos castigan la soberbia y la falta de entendimiento, lo acabamos de comprobar en Estados Unidos. Por eso, este presupuesto no debería excluir a nadie, ni nadie debería quedarse fuera. El bipartidismo en España es Historia.

El año 2021 será complicado, un año en el que seguiremos con la incertidumbre de si llegará la siguiente ola del coronavirus y con qué intensidad lo hará. Esa ola que cuando llega arrastra vidas, negocios y empleos. En Ciudadanos tenemos claro que tenemos que estar preparados para surfear una nueva ola, pues no podemos permitir que arrase con todo de nuevo. La tabla de surf para sortear la ola es un buen presupuesto, que sea capaz de recuperar la actividad económica. Sin él será imposible garantizar los servicios públicos, que esta pandemia nos ha recordado que son esenciales, a la par que frágiles.

Con la responsabilidad que nos caracteriza, como partido útil y convencidos de que es el momento de buscar soluciones a los problemas de los asturianos por encima de los intereses partidistas, esta semana mantuvimos un primer encuentro con el presidente del Principado y el equipo negociador. Una reunión en el que dejamos claras nuestras prioridades. Las fundamentales son que no se produzca una subida de impuestos, especialmente a las rentas medias, y que las cuentas del año que viene tengan un carácter inversor que permitan la recuperación y el despegue de esta comunidad. Está en la mano de Barbón decidir, a través de las políticas que se pongan hoy en marcha, qué papel va a jugar su Gobierno en el futuro de Asturias.

Los asturianos necesitan unas cuentas realistas, sensatas, que den cobertura a los sectores más perjudicados en esta crisis, a los ámbitos en lo que existen mayores necesidades, pero que también nos permitan crecer e impulsar nuestra economía. Por eso, es ahora cuando Barbón debe decidir a quién se arrima, con quién llega a acuerdos y qué precio está dispuesto a pagar a cambio. No vaya a ser que le pase como a los barcos que solo viran a babor (hacia la izquierda) y no avanzan cuando navegan, sino que giran sobre sí mismos. Y en el peor de los casos se van a la deriva.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats