Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Pequeña guía moral contra las fake

Las fake son tan antiguas como la humanidad, igual que la fornicación y el robo, razón por la que Dios obligó a Moisés a meter un mandamiento de protección (aunque no dos como en los otros casos). Su mayor difusión actual es solo efecto de la globalización. La verdad siempre ha tenido muchos menos defensores verdaderos. De hecho todas las religiones (salvo algún credo ecléctico marginal) afirman que la verdad es solo suya, algo imposible que prueba que todas mienten. Con el poder igual, todos disputan el poder de otros, literalmente a muerte, con razones defendidas como verdaderas. Así que lo único de veras existente son mentira y guerra, que suelen trabajar juntas. Siendo esto así, para ir teniendo entre todos una vidilla llevadera debemos hacer cada día algo por la verdad y por la paz. A ser posible sin muchas pretensiones, no sea que nuestra pequeña verdad engorde y se haga LA VERDAD.

Compartir el artículo

stats