Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

Maradona

Murió Diego Armando Maradona uno de los más grandes futbolistas de la historia y un mal ejemplo en casi todos lo demás. En el mundo en que vivimos eso no empaña, sin embargo, la sensación de haber hecho felices a muchos que durante días no se cansarán, además, de repetirlo.

Maradona fue muy capaz de elevar la autoestima de los argentinos pero, en cambio, no supo cómo encarrilar su vida, que se fue convirtiendo con el paso del tiempo en un desastre, salpicada por los escándalos y las drogas. La felicidad es compatible con la triste realidad que le acompañó tantas veces: con sus grotescas apariciones en público y el patetismo atroz de su figura. De los juguetes rotos del deporte de todos los tiempos no fue el que recibió más golpes, porque a Dieguito, al contrario que a otros, sus propios compatriotas le habían reservado el papel de Dios mismo, que no me extrañaría nada refrendase el Papa, que por algo es argentino.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats