Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ataulfo Valdés Costales

El Parlamento asturiano, a oscuras

Sobre la necesidad de que los edificios gubernamentales luzcan iluminación navideña

No creo que sea casual ni fruto de un olvido o de un escrupuloso afán de economizar el hecho de que los emblemáticos edificios de la Junta General del Principado y de Presidencia de Gobierno no luzcan en estas fechas una iluminación navideña acorde con su rango y su representatividad.

Así lo puse de manifiesto el año pasado y vuelvo a hacerlo en este con la misma escasa confianza en que esta reivindicación sirva para algo. No hacerlo es un gesto de desconsideración hacia los asturianos y una falta de respeto hacia las celebraciones que se conmemoran con el sentimiento casi unánime de los ciudadanos. Por ética y por estética, quienes nos gobiernan –y nos mandan– deberían ser consecuentes y actuar con coherencia.

No creo que plantee grandes dificultades técnicas ni administrativas cumplir con esa tradición y hacerla extensiva, con diferentes características, al resto del año, como ocurre con edificios similares en cualquier gran población que se precie. Incluso es muy probable que semejante iniciativa contase con el patrocinio de la compañía eléctrica suministradora.

Sería también higiénico y de corrección ambiental con el entorno suprimir el aparcamiento que rodea el Palacio de la Junta General del Principado y del que disfrutan como prebenda los políticos que nos representan mientras sus representados hemos de pasar por taquilla.

Espero que la publicación de este escrito este año sirva para algo.

Compartir el artículo

stats