DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En corto y por derecho

Arturo Román

El ministro Planas, el “más asturiano”

El responsable de Agricultura es un incondicional de la sidra y del cabrales, de los que dio buena cuenta en el Centro Cabraliego de Bruselas en su etapa en la UE

Luis Planas, a la derecha, observando envases de leche asturiana, el jueves, en la planta de Capsa en Granda (Siero). | Alberto Morante

Luis Planas, a la derecha, observando envases de leche asturiana, el jueves, en la planta de Capsa en Granda (Siero). | Alberto Morante

No hay ministros de Asturias en el Gobierno de Pedro Sánchez –no es obligatorio, por supuesto, pero en el Principado tenemos nuestro orgullo y corazoncito–, aunque la cuota podría asignársele al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien pese a ser valenciano de cuna no tiene problemas en pasar por “el más asturiano” del gabinete.

Motivos para considerarlo así hay varios –representó al Gobierno central en los destacados actos de los centenarios de Covadonga en 2018 y fue el que asistió a la toma de posesión de Adrián Barbón en julio del año siguiente–, pero hay uno especial y hasta ahora desconocido: un paladar exquisito para los productos del Paraíso Natural, especialmente el cabrales y la sidra.

Durante su etapa en Bruselas –fueron muchos años trabajando en la Unión Europea– Luis Planas era un habitual los fines de semana o cuando tenía tiempo del Centro Cabraliego, sito en la Rue Haute de la capital belga. Allí daba rienda suelta a su gusto sidrero y disfrutaba del queso en compañía de su mujer, algunos compañeros de partido (como el excomisario europeo Joaquín Almunia) y muchos asturianos.

Asturias se cruza en la trayectoria del valenciano, pues la última campaña para promocionar los alimentos españoles que ha puesto en marcha su Ministerio, “España, el país más rico del mundo”, está protagonizada por el cocinero mierense José Andrés, afincado en EE UU, donde lleva años cosechando triunfos. Un profesional de quien el ministro destaca tanto su éxito en la cocina (Barack Obama y Michelle cayeron rendidos ante sus platos) como su condición de referente en valores humanos y sociales. Y es que el chef asturiano ha trabajado duro para llegar a conquistar los paladares de Norteamérica y, además, tiene tiempo para dar de comer a los más desfavorecidos liderando varias campañas solidarias.

José Andrés emigró pronto y lejos. No ha sido uno de los muchos, cada vez más, ciudadanos que apuestan por quedarse en el pueblo, en ese medio rural que ahora –incitados por la pandemia– parece llenarse de gente dispuesta a residir allí siempre y cuando haya trabajo y buenas condiciones para emprender.

De todo esto el Ministro dice ser consciente, tanto que hasta se declara seguidor de una serie de LA NUEVA ESPAÑA que trata, precisamente, de la decisión de muchos de no huir a la ciudad. “Me quedo en el pueblo” se llaman los reportajes sobre esos valientes que apuestan por lo verde.

Compartir el artículo

stats