Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Vieyera, xuventú y amor

Reflexones poétiques sobre’l pasu del tiempu y los quereres

Munches son les reflexones sobre la vieyera, dende les del estáu físicu a les del anímicu. Tocántenes a les primeres, nadie lo espresó meyor que Jorge Manrique: “las mañas y ligereza / y la fuerza corporal / de juventud, / todo se torna graveza / cuando llega el arrabal /

L’amor afuxe: la mocedá yá nun mira pa ún, como se quexaba’l Marqués de Santillana: “Suspirando iba la niña, / e non por mí, / que yo bien se lo entendí”.

Por eso dalgunos intenten –probablemente los que nun tienen perres pero sí inxeniu poéticu– que les moces sean conscientes d’esi futuru negáu al amor y llámenles a gozar agora. “Coged de vuestra alegre primavera / el dulce fruto, antes que el tiempo airado / cubra de nieve la hermosa cumbre”, afala Garcilaso a la que pretende. Y Ronsard invítala a vese, vieyina yá, al pie del fueu y aseñardando los tiempos nos que Ronsard cantaba la so guapura. Y, polo tanto, aguíyala: “Vive, has feme casu, nun dexes pa mañana, / recueye güei, apaña, les roses de la vida”.

Dos testos n’asturianu. El primeru, una vaqueira. El cantor sabe que l’amor esitosu nun solo tien el requisitu la edá, sinón tamién el de les apariencies de xuventú: “Santa L.lucía bendita, / faime un cruzáu nos güechus, / que soi mozu galantianti, / nun puedo gastar anzuechus”. El segundu ye una d’eses cuartetes d’apegadiella que se xunten con otra pa completar un cantar, el de “Dicen que tu y yo, morena…” Diz asina: “Virxen de les escudielles, / abogada de los platos, / sácame d’ente los vieyos, / méteme colos rapazos”.

Pa daqué asemeyao, Goethe complicólo muncho más nel Fausto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats