Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Herminio Huerta

Para cambiar

Herminio Huerta

Fondos europeos para pequeñas empresas

Algunos modestos empresarios, gestores y autónomos piden mi opinión sobre lo que tienen que hacer para acceder al manguerazo de 140.000 millones del Fondo Europeo de Recuperación (FER). La verdad es que no lo se, pues los detalles están aún pendientes de diseñar, pero como se trata de personas que aprecio y frecuento, me arriesgo a puntualizar unas pocas observaciones y recomendaciones básicas que plasmo aquí por si son de utilidad para otras pymes y miniempresas.

En primer lugar, hay que aclarar que la mitad de esos fondos son un préstamo a devolver, por lo que no hay que caer en el grave error de creer que son en su totalidad una donación graciosa. Otra equivocación sería pensar que esos recursos van destinados únicamente a las grandes empresas, lo cual no es cierto, pues en el supuesto de que una pyme no tuviera acceso directo a los fondos, hay un efecto arrastre en las empresas auxiliares del cual se van a beneficiar.

Aunque todavía las normas de la convocatoria para acceder a las ayudas están pendientes de diseñar y concretar, los empresarios y gestores tienen que anticiparse y, por muy modestos que sean, abrir un periodo de reflexión y debate sobre si la actividad de su empresa es viable en el presente y cara al futuro.

Si ven dudas sobre su viabilidad, es mejor que cambien de giro, porque los fondos aunque se llamen de recuperación, no son para apuntalar negocios que no se sostienen por si mismos (zombies). Por el contrario, si están convencidos de que su empresa tiene proyección de futuro, deben elaborar un plan que establezca como mejorar y optimizar procedimientos, productos y servicios.

Es necesario recordar que casi el 40% de las ayudas del Fondo Europeo van destinadas a la transición ecológica, así que los planes de las empresas deben estar orientados a proyectos sostenibles que disminuyan la emisión de gases que provocan el efecto invernadero pues el objetivo es que en 2050 el total de las energías sean renovables.

Otra de las herramientas de gestión de futuro es la digitalización, a la que se destinará el 35% del FER. Como saben ustedes, la digitalización supone reinventar la organización a través de la tecnología, pero no se trata solamente de implementar herramientas tecnológicas para mejorar la eficiencia, sino que supone también rediseñar y renovar el modelo de negocio.

Insisto en comentar que hay empresarios y directivos que piensan que estos procesos y las ayudas europeas no van con su empresa y, en consecuencia, no piensan mover un dedo para conseguirlas. A estos les digo que cometen una enorme equivocación, pues están contemplados todos los segmentos de la economía, desde la actividad agrícola hasta la construcción (que son grandes emisores de gases), además –como decía antes– hay un efecto arrastre, así que, por pequeña que sea la empresa debe agotar todas las posibilidades y no regatear esfuerzos para lograr las ayudas.

Esta es una oportunidad histórica, así que les recomiendo que una vez que hayan hecho los deberes de elaborar el plan de mejora, se pongan en contacto con su entidad financiera de confianza, pues los bancos seguramente jugarán un papel importante asesorando y conectando las empresas con los organismos que otorgarán, canalizarán y distribuirán los fondos.

Compartir el artículo

stats