Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Hambre de piel

Año nuevo, rara normalidad

Hambre de piel

–¿Un pellizcu?

–Sí, Ladino, ye lo único que te pido.

–¿Qué dices, ho?

–Escucha, voi apartar la mascarilla y...

–¡Que no, que no!

–Desde que toi priváu de tacto tengo trastornos del sueñu.

–¿Que qué, ho?

–La serotonina, Ladino.

–¿Quién?

–Ye lo que más noto, chico.

–¿El qué?

–La falta de contacto físico.

–¿Pero, Tino, qué me tas contando?

–Lo que nun se pue ye andar privando del afecto a...

–¿Quies facer el favor de seguir trabayando?

–Si seguimos así, sin tocanos y saludándonos col codu, vamos acabar como los corzos.

–¿Quies callar?

–¿Tú sabes lo que ye perder el contacto de la piel? ¿Sabes lo que ye?

–¡Tate a lo que tienes que tar!

–¿Por qué crees que cuando naz un bebé hai que recostalu nel pechu de la...?

–¿Quies callar?

–El primer contacto depués del parto ye la piel de otru ser humanu.

–No jodas, Tino, que tamos a lo que tamos.

–Un pellizcu, Ladino. Un segundín namás...

–¡Tas fatal, Tino! ¡Fatal!

–Sí. Deprimíu, tengo estrés, ansiedá...

–¿Y qué quies que te faga yo?

–Un pellizquín, namás. Tú retuércesme’l papu y yo miro pa otru lau...

–Crecí sin caricies, Celestino.

–¿Ves? Abultábame a mí, pero nun te quise decir na.

–¿Por?

–Eso nótase, Ladino, andes más gachu de lo normal.

–¿En serio?

–Claro. Los primates tamos programaos pal tacto, quieras o no.

–¿Quién?

–Somos animales sociales, coño. ¡Tamos sin cepillar!

–Habla por ti, Tinín.

–Home, y tú...

–Na. Nun tengo problema cola mascarilla, les distancies y to esti telar...

–Pues yo siéntome aisláu, tío, ¿sabes cómo te digo?

–¡Bah, la xente ta barrená! Fiestes ilegales, todiós al mogollón, sin seguridá...

–¡Un pellizcu, Ladino! ¿Qué más te da?

–Aguanta, Tino, ya tán ahí les vacunes, cojona.

–La tecnología nun reemplaza la caricia.

–¿Que qué, ho?

–Voi del curro a casa, nun quedo con nadie, tol día con videollamaes y les puñeteres pantalles...

–Anda, vamos comer el bocata.

–Un pellizquín. Pídotelo por favor.

–¿Quies callar? ¿Nun tienes fame, ho?

–Sí, ya ves... fame de piel.

www.parandoenvillalpando.com

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats