Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Llobos y futbolistes

Una felicitación navideña y l’afición al fútbol del virus

1) Llobos

L’oriciuvirus nun fue la única especie (si ye que-y podemos dar esa categoría) tarrecida l’añu que dexamos al llombu. Polo menos n’Asturies, el llobu atropó tamién abondos cagamentos. Pero, a diferencia del microbiu (y seguro que tampoco acierto llamándolu asina), el cánidu divide a la sociedá n’afectos y odios. Lectores qu’escribieron a la sección de cartes d’esti diariu y columnistes habituales diéronnos testimoniu d’esa disparidá. Un últimu exemplu ye la felicitación d’añu nuevu d’una cuenta de Facebook que se diz “Pastores de los Picos de Europa”. Usa una ilustración con aires de novela barata na que se ve un home estrangulando un llobu ente la ñeve. Una oveya muerta al pie de los combatientes atestigua les razones del paisanu y la ropa esfarrapao, que dexa asomar feríes y sangre, la dureza de la llucha contra l’alimaña, que ya espurre les pates, afogada. Del color de la nieve ye’l testu que corona la escena con ironía: “Feliz año 2021.” La polémica nes redes socialdes fue inmediata. Húbolu que pidió nun comprar otru quesu más de Gamonéu, picón o Cabrales. Otros aplauden la propuesta con intención torcía: “Di que sí, más pa mí.” Ún, roceanu por naturaleza, restoló per esa páxina de FB y, viendo la redacción tan aséptica que suel usar, con tan pocu arrecendor a verde y a borrín, llega a la conclusión de que l’autor conspira dende un sótanu mal ilumináu tres calles per detrás del Kremlin o del equivalente hispánicu, que nun tengo claro cuál puede ser, y que lo que suel pastoriar ye una Vespa de casa pal trabayu y vuelta. Nun sé si m’entiende usté. ¿Conoz esa sensación de cuando pide un bocadillu de calamares en Madrid y, namás abrilu, sabe que lo que-y vendieron ye potarru? Pues eso me pasa a mí col FB “Pastores de los Picos de Europa”.

2) Futbolistes

Tocante al reciente brotu (biltu o arreventón, como más-y guste a usté) víricu qu’afecta a una parte de la plantilla del Sporting, contrasta, llamativamente, la prudencia de los medios de comunicación al tiempu d’esponer les circunstancies sociales o empresariales que lu arrodien cola rapidez n’apuntar, de forma precisa, a determináu colexu d’Avilés onde estudien dos alumnes de Bachilleratu, tamién contaminaes y tamién futbolistes “que pertenecen a uno de los clubes importantes de su categoría en la región”, según publicaba un diariu de la tierra que nun ye esti. ¡Qué misteriu! ¿Qué club será? ¡Y qué rara coincidencia deportivo-sanitaria! ¿Cómo puede ser? Ciertu grupu hosteleru xixonés, del que ye sociu’l vicepresidente d’ún de los clubes importantes de la so categoría na rexón, amenaza con poner pleitu por difamación contra les persones que vinculen el brotu con ún de los sos locales (vinculación que llegó a los papeles cuando ya yera vox populi n’Internet), porque ellos, aseguren, cumplen fielmente la normativa anticovid prescrita. ¿Y nun tendrá más razones pa demandar la escuela d’Avilés, que lleva coles aules cerraes por vacaciones dende’l 23 de diciembre, y nun hai ningún pudor en dar el so nome? En fin: paez que’l fútbol, y lo qu’hai alredor del fútbol, merez más miramientos que la educación. Saque usté les conclusiones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats