Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

La vida inclasificable

Cada vez soy menos partidario de clasificar la vida. La vida mancha, contamina. Por ella se extiende una capa uniforme que obstruye la percepción individual, al contrario quizás de lo que sucedía en otros tiempos. Es posible que me haya convertido en observador perezoso de la condición humana o que

La única puerta abierta para la disección del género tonto o del género listo es, probablemente y por deformación profesional, la que me deja la clase política. Pero ni siquiera; me he cansado de escuchar y de leer que Pablo Iglesias es un tipo listo y que, en cambio, su compañero de gabinete, Alberto Garzón, se queda en cebollino. Yo estaba convencido de esa ineludible diferencia, pero la distancia intelectual que les separa apenas se nota en todo aquello que afecta al servicio común y a la gestión pública. Ambos están articulados por un mecanismo similar y les afecta igual la subida del recibo de la luz. No hay en el fondo diferencias que permitan distinguir al listo del necio.

Fulanito es muy espabilado y menganito un zopenco, dicen. Para lo que interesa al común de los mortales, ni se nota. Tampoco quiere decir que el avispado, por serlo, tenga mayor peligro que el simple. Cuando ambos nos dan la espalda, el resultado suele ser el mismo. Puestos a joder, también. Cada uno lo hace a su manera. Sánchez es un lince y Casado un pardillo. Para que el patio esté como está se necesita la colaboración de todos. Y todos colaboran eficazmente.

Lo preocupante, en realidad, es haber alcanzado la peor cifra de contagios de la pandemia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats