Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

El síndrome del pasillo

La neura en casa

El síndrome del pasillo

El síndrome del pasillo

–Toi perdiendo masa muscular, Mari.

–Y yo la paciencia.

–Uf. Esta rutina ye mui compleja.

–¿Díceslo por ti o refiéreste a la pareja?

–Ye una rutina de cardio, Mari, pa subir les pulsaciones.

–Pues a mí tas poniéndome de los nervios.

–¿Por?

–¿Qué ye, que nun aprendiste na? ¡Ya te pasó nel confinamientu, coño! ¡Póneste llocu, nun sabes ónde te vas estrellar! Y luego, ¡pa urgencias!

–Uf. Pamique tengo un trastornu muscular.

–¿Quién te manda, Lluis Antón?

–¿El qué, ho?

–¡¡¡Andes trotando pol pasillo como si fuera la pista finlandesa!!!

–Fice un giro raru, no sé, algún movimientu bruscu de torsión…

–¿Ves? Yes mongol.

–Duelme, Mari. Voi tener que dir al “trauma”.

–El trauma téngolu yo contigo.

–Sufro molestias, vida.

–Pues los vecinos, nun te digo na.

–¿Por?

–¿Cómo se t’ocurre facer un circuitu de crossfit aquí? ¿Qué pienses que ye mi casa, el cuartel de Rubín?

–Tengo mucha tensión acumulá. Esta pandemia ta desquiciándome.

–Ya, coño. ¡Pero vete a correr al prau!

–Uf. Con esi cuentu de la mascarilla y tando como tamos en plena tercera ola…

–O sea, que borrástete del gym y póneste a dar coces aquí.

–Siéntome más seguru, ¿qué quiés que te diga?

–Tas chiflando! ¡Nunca fuiste deportista!

–Ya, pero llegó’l confinamientu y pa llenar les hores muertes, organiceme: lunes, pecho; martes, pierna...

–Miércoles cachopo, jueves milanesa...

–¿Qué?

–¡Que comes como un gochu, Lluis Antón, y pasa lo que pasa!

–Peor ye lo tuyo. El puñeteru sedentarismo.

–¿Qué dices?

–Tol día sentá nel sofá sin facer na.

–¡Home, vaaa! Practico mi ejerciciu favoritu: masticar.

–¿Y nun faes ni una sentadilla?

–Luego, nel váter.

–Con lo guapo que ye quemar grasa.

–¡A mí sí que me tienes tú quemá! ¡Que yo nun soi d’engordar!

–Eso ye lo que me mosquea.

–¿El qué, ho?

–Antes dibas al gym y ahora nun faes na en casa.

–¿Y?

–Lo de menos yera facer ejerciciu, eh. ¿A quién dibas a ver? ¿A quién?

–¡No empieces otra vez, Lluis Antón! ¡Por ahí, no!

–Uf. Menos mal que fago gimnasia pa desfogar. Toi con una tabla personalizá.

–¡Mejor garrabes la de planchar!

–Uf. Como nos vuelvan a confinar… Uf… Esto va…

–¡Tú corre, Antón, corre! ¡Que yo nun lo quiero ni pensar!

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats