Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María de Loma

Una semana en la cuesta de enero

Entre Biden, lecturas de Carmen Mola y Camus, y el amor romántico de Coral Herrera

Lunes. Para ser blue monday no se da nada mal. El amor es que te traigan unos churros un día de ventisca. Como tengo tantas cosas que hacer me voy a pasear, a ver si hago 5.000 pasos. Me llega un pago inesperado, una forma de felicidad como otra cualquiera. No, mejor que otras. Tras varias horas de teletrabajo, a la noche comienzo “La novia gitana” (Alfaguara), de Carmen Mola, que es seudónimo. Una chica es asesinada de forma horrible. De la misma y exacta manera horrible que su hermana, siete años atrás. Le perforan el cerebro y le meten gusanos de los que comen tejidos. Una fiesta, vamos. Ya de madrugada, “Adú”, magnífica película candidata a los Goya de Salvador Calvo. Con Luis Tosar, Anna Castillo y el pequeño protagonista, prodigio de expresividad y ternura.

Martes. No sé si merendar o leer a Ciorán.

Miércoles. Toma de posesión de Pepe Biden. Lo sigo por TVE, la única que no corta el directo. Mucha gente con oficio y experiencia aportando contexto a la magna noticia. Dice la excorresponsal en USA, Anna Bosch, que el discurso del nuevo presidente ha estado “lleno de tópicos y lugares comunes”. En fin, supongo que esa es la bendita aburrida democracia, que deja atrás los sobresaltos de Trump. El Capitolio está esplendoroso, la importancia de lo ceremonial y lo simbólico. Trufado con lo mundano, ahí está Lady Gagá cantando el himno. Imagino esa primera noche de los Biden en la Casa Blanca, al propio que ha estado cambiando colchones, al que ha estado empaquetando las cosas de los Trump. Señor presidente, usted a qué hora cena. Biden en pijama tomando una pastilla para la tensión, con un té, firmando decretos. Preguntando por el mando de la calefacción y acerca de qué dicen en el Twitter.

Jueves. Converso con Coral Herrera, superventas (Mujeres que ya no sufren por amor). Visiten su blog. Me cuenta su tesis de que “el amor romántico es una estafa”. Y ya difícilmente puede uno pensar en otra cosa durante todo el día. ¿Cuántas veces me habrán estafado?, ¿cuántas veces habré estafado? Me empiezan a doler la cabeza y los remordimientos. Me como una manzana y me inyecto unos poemas de Óscar Alonso Pardo (“Entre propios y extraños”), poeta talaverano magnífico.

Viernes. Debate va a publicar por primera vez los artículos de Albert Camus en ‘Combat’, el periódico de la resistencia francesa. Qué gran nombre para un periódico. Qué buen tiempo este para combatir.

Compartir el artículo

stats