Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Ciervo

Un millón

Javier Cuervo

Del “efecto Illa” al papel de Illa

El “efecto Illa”, pensado y nombrado en la Moncloa, ha hecho efecto en la Moncloa. Pedro Sánchez se ha apuntado otra victoria, lo que más le gusta del juego: todo por la recompensa. Pedro Sánchez ha ganado un partido de recreo del colegio y vuelve a clase con el ánimo aleteando y el pelo aplastado por el sudor.

Otra cosa es lo que le queda a Salvador Illa, tan consciente de su papelón que, vencedor en votos y perdedor en tendencia, ha dicho que es “el momento de pasar página y escribir una nueva página”, como todo el que tiene que escribir algo y no sabe cómo hacerlo. Ahí tiene un documento word en blanco, los dedos sobre el teclado y una propuesta de investidura que, como no va a salir, es un comienzo para arrancar hasta dar con un asunto, un atisbo de trama, que luego hay que borrar.

Hoy, el guion de esta serie lo va a escribir el independentismo, con Pere Aragonés (ERC) y Laura Borrás (Junts per Cat) en ausencia de Carles Puigdemont, y quienes se sumen hasta lograr la mayor mayoría, valga la abundancia.

Les da igual que la serie “El procés” pierda audiencia. Ese casi 54% de catalanes que no salieron a votar (25 puntos más que en las elecciones anteriores) es un misterio que no interesa al equipo de guionistas: no sabemos cuánta ausencia pertenece al coronavirus (no podemos decir que los independentistas catalanes sean terraceros y los constitucionalistas estén autoconfinados); no sabemos cuánto está causado por la extenuación de ocho años de política tontiloca en medio de una crisis económica y otra pandémica, y no podemos estar seguros de si eso que se llama“el problema catalán” donde parece menos problema es en Cataluña.

A los indepes les da igual la caída de la audiencia: ante la obra de su vida no van a hacer concesiones al público. En “El procés continúa”  (nueva temporada ) la nueva página que se escribe tiene dos tramas fuertes: el referéndum de autodeterminación y la amnistía. A Illa le queda la subtrama del personaje trágico que pierde en su victoria y lucha por aceptar lo que quiso impedir. Da el papel.

Compartir el artículo

stats