Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Cruzamos los deos

Les tensiones na hostelería a la vista de la Selmana Santa

José Luis Álvarez Almeida ye’l presidente (d’una parte de) la patronal hostelera asturiana, OTEA, y piensa qu’Asturies ta meyor si la gobiernen dende Madrid. O tamién pue ser que-y abulte más llistu Pedro Sánchez qu’Adrián Barbón, ¡quésiyo! “Se trata de un asunto tan relevante [ta parlando de la reapertura de bares y restauranes pa la Selmana Santa] que debería ser el Gobierno central el que se pronunciase sobre cómo actuar.” Ún nun lo acaba de ver como él. Entendiendo los apuros económicos de tantes persones que comen de lo que los demás bebemos y folgamos, abulta qu’Álvarez Almeida sobredimensiona la importancia política del “asunto”. Si l’Estáu-yos confía la sanidá y la educación a les autonomíes, la nuestra ente elles, ¿podrá discutíse-yos capacidá pa regular en materia de chigres? ¿O serán más importantes, más trescendentales, les barres que los medicamentos o l’alfabetización?

El qu’esto firma comió más d’una vez en Casa Amparo, que tien entendío que ye’l negociu de la familia d’Álvarez Almeida. Siempre comió formidablemente bien y ta naguando por volver a dase’l gustu lo más pronto posible. Pero, cada vez que se sentó a una mesa nel Fontán o en cualquier establecimientu gastronómicu, asturianu o foriatu, procedía ún, inescusablemente, a la execución d’un específicu, concretu y reiterativu exerciciu físicu: abrí la boca. Y coincidía, nesti trabayu masilar, con tolos demás comulgantes presentes: aquel llevando un vasu a los llabios, la otra tarazando un calamar ente los dientes…

Un bar, un restaurán, son una polifonía atonal interrupta por degluciones a discreción de los componentes d’un coru anarquista: boques abiertes perdayuri. Si nun tienes boca con sistema d’apertura operativu, valte más echar el tiempu nuna biblioteca, por pintátelo lo más triste posible.

Y esi ye’l puntu fatídicu: el virus que nos asedia tien debilidá poles boques abiertes. Naide culpa a los hosteleros d’esta coincidencia catastrófica, de que’l vermú y el coronavirus busquen la mesma tubería; de que’l bichu, coláu de matute nuna sidrería, ponga los güeyos en blanco como Carpanta en Casa Amparo… pero tampoco ellos, los hosteleros, la pueden negar. Pa facé la compra del día nun súper o p’asistir a una representación nun teatru nun fai falta desapegá los llabios nin quitá la fociquera, pero tolo que te vendan nun bar entra pela boca (o casi too, según la hora).

Son malos tiempos pal negociu. Y la culpa, si acasu, será del pangolín o de los esperteyos, pero ún nun acaba de ve les razones poles que ningún gobiernu pudiere tener interés en perxudicar a la hostelería arrémente. Cruzamos los deos por un final rápidu de la peste y por que tornen, volao, les alegríes de la botella y l’andarica.

Y, ya de pasu, por que vuelvan a echase cantarinos nos chigres y forgaxa en suelu.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats