Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Modos de desconfinarse en el confín

Cada confinamiento tiene sus ventajas. En el domiciliario, sabe uno mucho más de la casa en que está y sus carencias, lo que ha dado vidilla al sector de las reformas y reparaciones. En el autonómico, mucha gente ha empezado a descubrir a su propia región. En el municipal, lo que en las caminatas se descubre es una franja entre la plena naturaleza y la ciudad, su inagotable laberinto de caminos, el desplegamiento, al recorrerla, de un espacio que parecía estrecho, los restos que va dejando lo rural al ir perdiendo su sitio, las nuevas zonas muertas de aspecto selvático, el cansino trabajo de los perros guardianes fingiendo fiereza en el radio de sus cadenas, el meritorio afán de plantas más bien ornamentales, como las rojas camelias, las magnolias o las mimosas por dar color como sea a una mañana gris, moviendo la estación y haciendo de puente provisional entre el invierno y la primavera.

Compartir el artículo

stats