Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Perdiditos

Un best seller del ensayista Alvin Toffler, “El shock del futuro”, vaticinaba hace medio siglo el (shock) de la mente humana ante los cambios tecnológicos y su impacto en el modo de vida. Sin embargo, hoy sabemos ya que nuestra especie devora lo que le echen, lo metaboliza y acaba pidiendo más. El colapso no se produce en la mente del hombre, sino en el pasado, que va desapareciendo a su paso. No solo acabamos con la naturaleza, sino que vamos borrando nuestro rastro. La historia viene a ser para la gente lo mismo que “una historia”, algo que a alguien se le ocurre para entretener y que acaba con la palabra fin. “Eso son historias”, decimos de lo que no vale la pena. Tras unos primeros flashes y colocones hace ya mucho, el shock ha dejado una doble adicción, al futuro y al olvido: hemos soltado amarras. Encima, sin brújula y sin saber ya navegar por la estrella polar (¿qué era eso?).

Compartir el artículo

stats