Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Rionda Mier

Juan M. Rionda

Presidente de la Federación de Montaña del Principado

La Fempa y la Escuela de Guías

Repaso a la histórica relación de la Federación de Montaña con un colectivo profesional que ahora sufre una injusticia

El colectivo asturiano de los guías de montaña continúa preocupado por su anómala situación laboral dado que, mientras los deportistas federados de montaña, escalada o senderismo pueden practicar sus actividades en los espacios naturales, ellos, sin embargo, no pueden desarrollar su labor profesional en estos mismos espacios. A algunos miembros de este colectivo, al parecer, les ha molestado el artículo de prensa del pasado 30 de enero en el que me refería concretamente a su problemática y a la vez ofrecía todo el apoyo de la Federación de Montaña (Fempa) para cualquier actuación encaminada a resolver su problema. A muchos de estos guías –no todos, supongo– se les ha olvidado la estrecha relación que su profesión tiene con la Federación de Montaña. No es precisamente que al “señor Rionda” le interese especialmente su apoyo en las actuales elecciones de la Fempa. Ni mucho menos. El interés personal del “señor Rionda” (quien esto suscribe) es justa y concretamente porque la idea de establecer en Asturias los estudios de guías, niveles 1 y 2, partió de la propia Federación.

Los hechos históricos no mienten y están ahí para recordarlos. Cerró la escuela de Benasque (Huesca) perteneciente a la Fedme, único lugar de España en donde se impartían los cursos de guías, y las diversas autonomías fueron estableciendo sus propias escuelas. En Asturias, corría el año 2003 cuando en la junta directiva de la Fempa se suscitó la idea de implantar nuestra escuela de guías para evitar, además, que nadie tuviera que desplazarse fuera de la región. El “señor Rionda”, como presidente de la Fempa, y el señor José Antonio Casal (“Piti”), como vicepresidente, se entrevistaron por dos veces con el entonces consejero de Educación del Principado –a la sazón, José Luis Riopedre– para plantearle la creación de la primera escuela de guías de montaña. En dichas entrevistas se le informó de que el por entonces alcalde de Cangas de Onís, Alfredo García, ponía a disposición todas las infraestructuras necesarias para ubicar la escuela en su concejo –concretamente, un chalet remodelado– y el profesorado del IES de Cangas para las clases teóricas. Las prácticas se realizarían en el entorno de Picos de Europa y serían impartidas por técnicos de la EAM asturianos. Todo quedó consensuado y preparado para tener la escuela de guías en el lugar que entonces veíamos como más apropiado. El “señor Rionda” se desplazó a Benasque para adquirir los textos del bloque común teórico de los estudios. Todo listo.

La gran sorpresa, del todo desagradable para la Fempa, se suscitó cuando, sin el menor aviso ni siquiera invitación, se inaugura la escuela de guías en el IES La Magdalena de Avilés. Colocaron a un director que al cabo de tres cursos pleiteó contra la misma Administración, y la Fempa quedó al margen de todo el proceso. Y esta es la historia a grandes rasgos.

Ahora díganme algunos si la Fempa ha tenido, o no ha tenido, relación directa con lo que es la escuela de guías de montaña del Principado de Asturias. Y por eso sentimos que las cosas estén así y no puedan solucionarse para mejorar la vida de la gente. No por otra cosa. Como bien dijo algún miembro del colectivo, ellos no pertenecen a la Fempa y tienen su seguro obligatorio de autónomos. Pero es fácil a veces perder la memoria cuando no interesa conocer la realidad y lo único interesante es criticar a las personas.

Antes de finalizar, me gustaría aclarar también a algunos guías que se han sentido molestos hace tiempo por algunas declaraciones mías sobre la mala praxis de reequipamientos de vías de escalada en el macizo de Picos de Europa y pintadas en zonas del parque nacional que el “señor Rionda” no se inventó nada, ya que sus asertos estaban avalados por los informes periódicamente recibidos del comité de escalada en roca de la Fempa, que constan en las actas de la Federación. En todo caso, si hubo errores, manifiesto las disculpas pertinentes al respecto.

Salud para todos y soluciones para el colectivo de guías de montaña de Asturias.

Compartir el artículo

stats