Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Munchu güeyu colos güeyos y con dalgunos

“Munchu güeyu cola xente de casa” ye un poemariu de Fabriciano González García (fundador, por ciertu, de la primer Academia de la Llingua, allá nel 1919), un conxuntu de cien sonetos.

El recordatoriu nun tien otra intención que servime de pegollu pa llevantar una observación d’estos tiempos nos que la mázcara ocúltanos lo que davezu solemos ver de la cara: los focicos, esto ye, los llabios y los movimientos de la boca al falar. Quédennos nada más que la frente, el pelo y los güeyos. Y esta ye la observación: ¿diérense cuenta de cuántos güeyos guapos, maraviosos, atractivos, intelixentes, esisten, güeyos que nun nos llamen tanto l’atención cuando amiramos pal conxuntu la cara o la persona? Y créanme, nun depende la so prestosura de la edá. Aprovechen agora pa mirar y almirar lo que nos descubre la pandemia coles sos llimitaciones. Pero seguramente yá tán nello.

Y yá que de güeyos falamos, bien podemos recordar esta caxigalina graciosa de Bécquer: “Porque son, niña, tus ojos / verdes como el mar te quejas; / verdes los tienen las náyades, / verdes los tuvo Minerva, / y verdes son las pupilas / de las hurís del Profeta”.

Pero meyor esti madrigal de Cetina: “Ojos claros, serenos, / si de un dulce mirar sois alabados, / ¿por qué, si me miráis, miráis airados? / Si cuanto más piadosos, / más bellos parecéis a aquel que os mira, / no me miréis con ira, / porque no parezcáis menos hermosos. / ¡Ay tormentos rabiosos! / Ojos claros, serenos, / ya que así me miráis, miradme al menos”.

Munchu güeyu habrá que tener tamién colos demagogos: responsable de Medio Natural de Castilla-La Mancha (onde nun hai llobos y votó a favor d’ellos): “Si hemos sido capaces de llegar a la Luna, cómo no vamos a serlo de compatibilizar lobo y ganadería”. ¿Y por qué non: “compatibilizar mafia y ciudadanos honrados”?

¡Menudu sofista!

Compartir el artículo

stats