Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esther García López

A la vera l’horru

Un homenaxe artísticu y lliterariu a una pieza maxistral d’arquitectura

L’horru ye un templu, menudu templu, toscu, arcaicu, d’una relixón mui vieya, onde lo fuere tol dios qu’asegura les colleches. Ortega y Gasset

Acaba de salir a la lluz l'últimu tomu de la triloxía “Al horru” publicada por Editorial Pata Negra (Uviéu), frutu d’una acertada iniciativa del so direutor, Fermín Santos, que surxe de la esmolición por dexar constancia lliteraria de los horros asturianos, que lleven sieglos como pegollos de la nuesa esencia y de la realidá de la nuesa tierra.

La triloxía “Al horru”, que tuvi’l gustu de traducir al asturianu, ufiértanos creaciones de sesenta poetes y otros tantos artistes gráficos, 120 en total, non solo creadores d’Asturies, si non de fuera de les nueses llendes, contando con poemes y grabaos llegaos de distintos puntos: Lugo, Cuenca, Valencia, Albacete, Lleón, Tenerife, Granada, Navarra, Cantabria, Vitoria, Teruel, Italia, Buenos Aires entre otros varios.

Publícase esta obra en tres formatos diferentes, formatu artísticu, con una edición especial n’estuche de madera; otru formatu pa esposiciones, obra enmarcada que viaxará por distintes sales d’Asturies, y amás un formatu en rústica, más asequible pal públicu llector. Toes cuidaes y realizaes col mimu que se merecen. Cuido que ye mui importante y a la vez prestoso dedica-y esti homenaxe lliterariu al horru, magar que yá dende siempre fuere inspiración de versos y cantares.

Hai variaes teoríes sobre l’orixe d’esta singular construcción. Dalgunos etnógrafos asitian los horros na Prehistoria, otros considéranlos de procedencia romana, pero la teoría que predomina ye la que data la so apaición nel Neolíticu, añu 10.000 a.C., al apaecer l'agricultura. Les referencies más antigües débense a los tratadistes romanos. Asina, Lucio Junio Columela yá nos fala de graneros sobre columnes. La primera referencia asturiana a esta edificación ye del sieglu IX, cuando'l rei Ordoño I, dona al obispáu d'Uviéu varies ilesies y monasterios, y ente los bienes fai referencia al horru. Y no tocante a la descripción del horru asturianu Xovellanos rellata nos sos Diarios con tou detalle los sos elementos carauterísticos, que defini de forma certera y concisa:“cenciellu, baratu, y bien pensáu”, pa referise a esta particular cimentación qu’alza y realza a Asturies ante los güeyos del mundu como emblema d’inxeniería popular. El so amor polos horros lleva al nuesu ilustráu a pidir nel so primer testamentu ser enterráu nun horru.

L’horru ye una pieza maxistral d’arquitectura, adautáu dafechu al llugar onde s’asitia, máxicu, misteriosu y elegante, sofitáu nos pegollos, que resaltan la so figura maxestosa. Munchos asturianos y asturianes vieron la primera lluz nel so interior, y otros munchos nacieron/nacimos a pocos metros del so asientu; sede y testigu de llabores y actos culturales del pueblu asturianu; testigu de xuegos y fiestes, de filazones y esfoyones; l’horru ye testigu de la vida de munches xeneraciones que se fueron socediendo a lo llargo de los sieglos. Ente les sos maderas caltiénse l'espíritu de los tiempos alimentáu pol equilibriu y precisión de les formes xeométriques que lu conformen, y zarra nes sos coraes, amás de los granos y otres viandes, memoria y sentimientos, lluz ya esistencia, aire puru ya ilusiones. El so corazón de madera, día a día, estación a estación, nútrese de la maxa del tiempu.

García Benavides.

García Benavides.

Natalia Pastor.

Natalia Pastor.

Esta valiosa pieza d’arquitectura popular foi de gran utilidá a lo llargo de la historia. La so primera función foi como graneru, pero, los horros tuvieron otros munchos usos: despensa, palombar, colmenal, cuartu auxiliar de la casa, cuartu d'invitaos, alcoba de la nueche de bodes, paritoriu de les muyeres d'aldea, y llugar de dalgún qu'otru alcuentru amorosu, amás d'otres utilidaes. Cargáu d'afeutividá, ta presente en cantares, refranes y otres composiciones de la nuesa lliteratura, valgan como exemplu estos versos que fan referencia al mesmu, como bien mueble:“Mio pá cuando me casé / díome un prau y diez macones, / mio ma díome un horru / con un panal y diez faldones”.

Cuando dalguién llega a la nuesa rexón chóca-y enforma esta construcción. Sabío ye qu’esisten horros per otros puntos de la España húmeda y tamién fuera d’España, pues estes estructures palafítiques asiéntense en distintos llugares del mundu, sobre too na Europa Atlántica, pero n'Asturies ye onde hai más exemplares en rellación cola superficie del territoriu, amás d’una carauterística que los distingue del restu, pues tán techaos a cuatro agües con distintos materiales (llosa, paya, teya, escoba-uz o llábana) según el llugar onde s’erguen.

Son curiosos los datos qu’atopé repasando lliteratura sobre esti monumentu que desapaeció de la ciudá más o menos na segunda metá del sieglu XIX, cuando entama’l camín hacia’l lliberalismu. Juan Uría Ríu, nel so trabayu d’ínvestigación sobre los horros diznos de la so estraordinaria distribución xeográfica per tola xeografía asturiana y na so nutrida concentración na ciudá d’Uviéu nos sieglos medievales.

L’horru fálanos de xeometría, maxa, singularidá, pero tamién nos remite a un bien mueble desmontable, ye un bien que ta acordies dafechu coles modernes construcciones prefabricaes y estandarizaes tan n’espansión güei. Sería un arguyu caltener tolos horros restauraos, munchos d’ellos con nueves usances y poder ufiertar a los visitantes una ruta por onde caleyar. “La ruta los horros”, na que podríamos comer, saboriando la nuesa rica cocina, pernoctar, disfrutando del silenciu y la paz de les nueses aldees, madrugar col cantu’l gallu y el cabruñar del tiempu, escuchar cuentos o asistir a una velada poética, o a una convidada familiar.

L’horru contémplase dende distintos plantegamientos: etnográficos, museísticos, históricos, decorativos, documentales, o antropolóxicos, conocimientos que deben utilizase tanto nel tratamientu d’esti gran patrimoniu arquiteutónicu, como nes nueves construcciones y creaciones. Nun hai qu’escaecer que l’arquitectura respuende a la forma de vida d’una sociedá, nun llugar, nun entornu determináu, y con unos valores culturales que la rixen. Siempre ye necesario escuchar la voz de los usuarios, los téunicos, los espertos y la voz de la esperiencia, con nueves propuestes ensin cayer n’aculturación que tolo estandariza.

Compartir el artículo

stats