Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elena Fernández-Pello

“Lastesis” queman el miedo

Arte y dialéctica, armas del feminismo más radical

Las integrantes del colectivo feminista “Lastesis”: Dafne Valdés, Paula Cometa, Lea Cáceres y Sibila Sotomayor

Las integrantes del colectivo feminista “Lastesis”: Dafne Valdés, Paula Cometa, Lea Cáceres y Sibila Sotomayor

Mientras unos hacen arder las calles, el colectivo feminista “Lastesis” convoca a las mujeres a “Quemar el miedo”, y lo hace a través de un manifiesto al que ha dado forma de libro y que acaba de publicar la editorial Temas de Hoy con ese título. “Lastesis” se dieron a conocer en todo el mundo en medio de las revueltas contra el presidente Sebastián Piñera, haciendo frente a la Policía, que reprimió aquella protesta social armada hasta los dientes, con unos pasos de baile y una cantinela pegadiza.

El 20 de noviembre de 2019 “Lastesis” invitaron a todas las chilenas que confraternizaran con sus ideas a tomar la calle al son de “Un violador en tu camino”. La performance tuvo lugar en la plaza Aníbal Pinto de Valparaíso y no duró ni tres minutos, que tuvieron tal eco que se siguieron escucharon meses y meses por todo el planeta.

“Un violador en tu camino” se convirtió en el himno global del Día Internacional contra la Violencia de Género de aquel año. Para “Lastesis” –siempre por libre, siempre a contracorriente– no fue motivo de alegría, sino de consternación, porque aquello era “la evidencia de que el sistema patriarcal está en todas partes y habita cada país, cada pueblo, cada ciudad”.

“Lastesis”

Por sus performances y sus acciones artísticas y políticas, la revista “Times” las colocó en la lista de las cien personalidades más influyentes de 2020. Aquel año les llovieron los insultos y las amenazas de muerte y en Chile las acusaron, unos, de estar pagadas por la CIA y, otros, de dejarse financiar por Nicolás Maduro.

Dafne Valdés Vargas, Paula Cometa Stange, Lea Cáceres Díaz y Sibila Sotomayor Van Rysseghem son sus cuatro integrantes y su ideario es absolutamente radical: ni patriarcado ni capitalismo, feminismo queer.

“La lucha por el poder, la opresión y violencia son armas del patriarcado y a nosotras no nos interesan”, proclaman con desparpajo en su manifiesto. “El arte es la trinchera de lucha y resistencia que hemos elegido”, anuncian con descaro.

Para ellas, “el feminismo es un viaje o un camino largo que, dependiendo de nuestra historia, tiene diferentes formas de ser recorrido”. La suya es a través de la denuncia, a través de la performance, de un “régimen económico extractivista”, que explota a las mujeres y a su cuerpos, y los del resto de los seres que habitan la Tierra.

El feminismo es, según “Lastesis”, un movimiento liberador de todas las formas de opresión y, en ese sentido, su impulso es creador, no de destrucción. Buscan un nuevo orden y el bien común. Todo eso es lo que cuentan en su manifiesto.

Su discurso es extremo, subversivo, crítico con la derecha y mucho más con las izquierdas. No se casan con nadie. Su feminismo es radical y antisistema, pero no en la manera en la que solemos interpretar esas palabras. No se trata de incendiar contenedores ni furgones policiales. Nada de eso, para “Lastesis” esas no son más que nuevas y embrutecidas expresiones del patriarcado, y ellas, que son unas radicales, luchan con el arte y la dialéctica.

Compartir el artículo

stats