Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

Esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Pensar y xuzgar

El pensamientu del alcalde d’Uviéu y l’agresión a un abogáu na vía pública

1 Alfredo Canteli nun entiende que nun lu dexen dormir en Llanes un par de nueches pa esta Pascua que vien. “Creo que los que dictan las normas, si se sentaran un poco a pensar, tampoco lo entenderían.” Hai pensamientu sedente y pensamientu ambulatoriu. Ún camienta que’l productu intelectual tien que ser distintu según lo uno o l’otro. Quiero decir: nun se llega a les mesmes conclusiones andando que sentáu. Nel primer casu, podemos imaxinar una estela d’ingrávidos aerosoles de pensamientu (aeromientos) flotando al llombu del meditabundu peripatéticu; nel segundu, algo de la rotundidá y del inmovilismu ñalgueros tien qu’arrepegar necesariamente, ente bufíos grasientos, hasta la cabeza que quier razonar. L’alcalde d’Uviéu, axustándonos a les sos declaraciones, paez ser de la escuela sedente (¡Rodin ye tan “mainstream”!). ¿Como admirador o como practicante? Nun sé qué pensar.

2 Tará usté al tanto de qu’un puntu (vamos llamalu A) pegó-y na calle, n’Uviéu, a otru que per ellí pasaba (pa nosotros, B) que, según el criteriu d’A, metiose onde naide lu llamaba cuando él (A) andaba d’engarrada na vía pública cola que paez que ye la moza (A>

plaf). Consecuencia de los fechos (A>Bplaf), la Policía detuvo a A y tomó-y declaración, pero fue en vacío, porque, según dicen los papeles, nun gurgutió. En cambiu, sí que declaró pa una cadena televisiva d’ámbitu nacional, Telecinco. Les esplicaciones públiques d’A en Telecinco difícilmente pueden calificase como aeromientos, nin siquiera como ñalgamientos, con ser deposiciones. Pero tampoco nos interesa la so catalogación. Ún quier dir al fechu de que, pa esti A impulsivu, los micros de Telecinco tienen más autoridá que l’Estáu, que representa la Policía. Nun ye d’estrañar. ¿Quién nos diz que del sucesu nun-y va nacer a A una popularidá canichoni que, bien aprovechada, acabe derivando n’ofertes pa participar en nun sé qué reality show onde s’enseña’l culu y s’intima con desconocíes (o con desconocíos, si hai acuerdu económicu abondo estimulante)? Pero, camienta ún, hai otra razón menos coyuntural, más socioestructural. Mateo 7:1-5. “Nun xuzgar pa que nun vos xuzguen.” La tele (la d’alguna cadena en particular) nun xuzga: muestra. Nun hai valoración del individuu qu’asoma pel salón de casa pegándo-y pataes a otru na calle. El güeyu abiertu, hiperactivu y voraz, Maelstrom de la cultura social o remolín de váter de la incultura personal, sorbe, ensin cuestionar valores, el piensu col que la pantalla lu ceba. Pal güeyu televisionariu, nun hai culpables nin inocentes: hai xente que “ta” ahí. Y “tar” ye’l verbu al que tol mundu llega, el consuelu pal que nun tituló en Secundaria; el verbu que ya basta pa ganar perruques, el verbu col que se folla, anque nos diga la Gramática que los copulativos son puru “flatus vocis”, aire ensin conteníu. O xusto por eso. Mateo 7:1-5. Ya se consiguió.

3 “Falta-y un veranín”, “fálta-y una garfillada”, “fálta-y una ferveúra…” Añada usté otra: “fálta-y una vacuna”.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats