DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Las tretas invisibles del sistema

A veces escribir de algo es un modo de hacer justicia. Buscando en las cadenas algún filme que acabe antes de las 24.00 caigo en uno que no llegó a los cines por la quiebra de la distribuidora. Es una película soberbia, con nada menos que Matt Dillon y Alan Alda, que trata de los márgenes de la libertad de expresión en la patria de la libertad de expresión, en concreto del estrechamiento de esos márgenes en nombre de la seguridad nacional y cómo todos, incluidos los medios, han tragado esa píldora sin rechistar. El filme hubiera sido una denuncia clamorosamente acogida en otro tiempo, y el hecho mismo de que haya pasado inadvertido prueba que también el público ha tragado la píldora, a costa de estar más indefenso. Que el fracaso del filme forme así parte de la historia añade una inquietante belleza al caso. Su título en español es “Nada más que la verdad”, y el director, Rod Lurie.

Compartir el artículo

stats