Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Rusia ha vuelto

En realidad nunca se había ido. Girando un mapamundi (¡ya apenas los hay!) se aprecia a simple vista nuestro destino histórico con Rusia: estar sin descanso a la defensiva pero tratar de convivir. Aunque siempre seremos su oscuro objeto de deseo, y habremos de defender esa frontera, la geografía, el tamaño y los recursos imponen también su ley. Nos presiona con su fuerza y a la vez nos tienta con sus favores, a veces con astucia y hasta puntito de humor, como el de su nueva vacuna, de nombre Sputnik: el de su primer satélite artificial, con el que en 1957 pareció adelantar tecnológicamente a Occidente por primera vez. El nombre se traduce como “satélite”, redoblando la broma (¿intenta satelizarnos?). A la vez, la forma del virus se asemeja mucho al genuino Sputnik. Hay en Putin, que habrá intervenido sin duda en el bautizo, algo de diablo burlón, que todo ironista debería apreciar.

Compartir el artículo

stats