Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

“Dictadores necesarios”

La expresión “dictador necesario”, que el gran Mario Draghi dedica a Erdogan, debe ser entendida: no es que sea necesario que sea dictador, sino que lo necesitamos aunque sea dictador. También necesitamos que Putin no salte otra vez sobre Ucrania y nos venda gas (como él vendérnoslo), que el rey Salman y su siniestro príncipe Salman sigan bombeando crudo, que el dictador chino Xi Jinping mantenga funcionando su inmensa fábrica de manufacturas a bajo precio y hasta que el casi autoritario (aunque democrático) Benjamin Netanyahu sostenga a flote el portaaviones Israel, guardando el orden en los santos lugares del petróleo. Entre 1953, cuando USA prohijó a Franco como dictador necesario, y 1975, cuando murió en la cama, España fue centinela de Occidente. Y, sin embargo, entre esta realpolitic y el fantasioso idealismo debe haber el punto de equilibrio que nos mantenga moralmente vivos.

Compartir el artículo

stats