Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Non na mio quintana

La rotunda oposición a que s’instalen aeroxeneradores en Somiedu y A Veiga

Non na mio quintana

Los ayuntamientos de Somiedu y A Veiga acaben d’anunciar la so rotunda oposición a que s’instalen aeroxeneradores nel so conceyu. El primeru fai una negativa rotunda; el segundu sube l’IBI al másimu pa poner dificultaes a eses instalaciones. Ye más, piden que se sumen otros conceyos a esa posición. ¿La razón? Esta: “Atenten contra’l mediu ambiente y el paisaxe”. Y tiene razón, polo menos en parte, cuánto más guapo ye ver praos, montes, vaques y cielu qu’esos molinos.

Agora bien, tanto los gobiernos llocales como munchos de los ciudadanos d’esos dos conceyos nun paren d’esixir que lleguen a ellos la fibra óptica y el 5G pa tar en condiciones de conectase col mundu, de sostener los negocios y d’atraer turismu y habitantes. Y non duldo de que, además, dellos tendrán suscrito manifiestos contra les térmiques y les centrales nucleares, por peligroses y contaminantes. ¿Y la enerxía pa los sos móviles, la fibra óptica y les comunicaciones de ónde va salir? ¡Ah!, eso nun ye cosa que se cuestionen. El serviciu ye una obligación del Estáu. ¿La fonte del serviciu? Nun ye cosa d’ellos. En cualquier casu, non na so quintana.

Pero nun crean que son casos aisllaos. Esa ye la tónica xeneral de la sociedá contemporánea. Nadie quier al so llau nada que daquién piense que pue ser feo, contaminante, roidoso, o lo que sea. ¿Un tanatoriu? Escontra. ¿Una planta d’asfaltu nun terrenu escampáu? Escontra. ¿Una piscifactoría? Oposición. Una estación d’autobuses. ¡Nin falar d’ello! Y asina, sistemáticamente.

Tamos na sociedá del refalfiu, queremos too, pero too nos molesta. Los de Síbaris, al pie nuestru, yeren unos aprendices de repunantes. Pero lo más grave ye que, en xeneral, la sociedá desconectó los bienes qu’esixe de la necesidá de producilos, ye como si les coses cayeren del cielu o dependieren solo de la voluntá del Gobiernu.

Y, naturalmente, esa oposición a la puesta en marcha d’empreses y negocios entiéndese perfectamente compatible cola esixencia de la creación de puestos de trabayu, ensin ver contradicción ente uno y otro.

Claro qu’esa situación, esa falta de sentíu de la realidá, de la conexón entre la producción de bienes y les condiciones necesaries pa la so producción, tien un importante sofitu na estructura de los salarios y rentes de los individuos. Una sociedá onde una parte importante de los ciudadanos reciben el dineru de los presupuestos del Estáu, vía pensiones, función pública u otres, tiende a pensar que la única condición pa que-yos llegue a ellos el dineru nun ye la producción de bienes y servicios, sinón la abstracta y etérea presencia d’eses consignaciones nes cuentes anuales de los Gobiernos, y que, por supuesto, van seguir siempre ehí como un “derechu” que nun depende de la realidá, sinón de la so propia esistencia como talu.

Ya sé qu’esa metalidá ente nefelibática y sibarítica, opuesta permanentemente a too aquello que molesta o se sospecha que pue ser molesto o peligroso –on que lo sea–, ye cada vegada más común en toa Europa y n’España, pero pue qu’equí algame –precisamente pola nuestra estructura de rentes dependientes del Estáu– un mayor nivel, que sea una mentalidá mui xeneralizada que condiciona l’actitú emprendedora.

Por eso nun ye d’estrañar que dempués nun veamos crecer nin espoxigar les empreses de forma abondosa, nin, darréu, los puestos de trabayu; de qu’esto sea, dende fai tantos años, un semi ermu pal empléu. Y que podamos lleer en LA NUEVA ESPAÑA: “Las desesperadas voces de los jóvenes que buscan trabajo: No hay expectativas”. “Abocados a irse fuera”.

Pa lo que toos ponemos una gabitina: trabayu sí, pero nun na mio quintana. O sea, en ninguna.

Compartir el artículo

stats