Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Infancia llibre de violencies

Una llei frutu del trabayu en comuña ente partíos

Paez que na Cámara Baxa namás se sintieren descalificaciones y ruíu ensin finalidá nenguna pa la ciudadanía. De fechu, ye lo que más tiempu ocupa nos informativos. Sicasí, nesta llexislatura tán aprobándose lleis perimportantes. Si va unes selmanes yera la llei de la eutanasia, garantizando un derechu nuevu, esti xueves aprobamos la llei d’infancia, que supón un cambéu de paradigma na nuesa sociedá.

Esta llei ye frutu del trabayu en comuña ente partíos y sobremanera de les organizaciones de la sociedá civil, que vienen décades demandando un testu nel que se garantice’l bon tratu a la infancia. Porque hai que dicilo mui nidio: les neñes y neños sufren violencia en casa, nes escueles, nel espaciu públicu, y dende les instituciones cuando se los agrede física, psicolóxica, verbal o emocionalmente. Nada, absolutamente nada pue xustificar nenguna manifestación de violencia escontra la reciella, lo qu’inclúi que tengan derechu a ser escuchaos y teníos en cuenta nos procesos xudiciales.

Nesti sen, esta llei tien un aspectu que quiero destacar especialmente, asina como la perspectiva feminista xeneral del testu: desllexitima explícitamente el llamáu “síndrome d’alienación parental”, un mecanismu falaz y perversu, absolutamente acientíficu, que quitara la custodia a madres inxustificadamente pola única razón de la voluntá de face-yos dañu per parte del padre. Esto, que ye una manifestación de violencia machista, yá nun va poder ser más, en nenguna de les sos formes nin eufemismos, argumentu dientro d’un procesu civil na custodia de la infancia y adolescencia. De la mesma manera, esta llei desanicia la guarda conxunta nos casos d’indicios de violencia de xéneru.

Queden coses que llamentamos que nun formen parte del testu definitivu, como la que diba dar cumplimientu al mandatu de la Declaración de Derechos del Neñu de la ONU respecto a la protección de los neños y neñes frente a los espectáculos taurinos y cualesquier otru que suponga maltratu animal. O la de nun permitir los desahucios ensin solución habitacional de los llares con menores a cargu. Ye una pena fonda nun alcontrar los apoyos suficientes pa qu’estes dos cuestiones tean na llei.

Con too y con eso, sabemos que una llei por una infancia llibre de violencies ye un pasu perimportante, como nel so día lo fuera la llei 1/2004 contra la violencia de xéneru, porque sitúa al nuesu país y al conxuntu del Estáu na vanguardia de la defensa de les neñes y neños, que-yos da ciudadanía de derechu. El Congresu, les instituciones, dexen d’exercer una violencia inherente, la de llexislar d’espaldes a la población más mozo.

Compartir el artículo

stats